lunes, 4 de abril de 2016

The Book of Negroes


Director: Clement Virgo

  Hoy día nos pondremos hardcore: aglutinaremos varias series que no merecen del todo ocupar un día entero para ellas; además, acá se comentan mayoritariamente películas, y las mayorías mandan. Mejor dicho: las películas mandan. De esta manera, esta súper-mega-ultra concatenación de (mini)series comenzará con la menos buena hasta la más... ¿buena? Nah, supongo que lo haremos desordenadamente, en fin. "The book of negroes" es una miniserie canadiense basada en la novela homónima de un tal Lawrence Hill, quien se inspiró en un documento histórico llamado el libro de los negros, el cual contenía el nombre de casi todos los negros que querían dejar Estados Unidos para ir a Nueva Escocia y otros lugares supuestamente más amables. El libro, y por ende la serie, es ficción, pero ya sabemos que el contexto no lo es. Daba la impresión de que sería una gran miniserie, pero finalmente "The book of negroes" es otro correcto trabajo lleno de buenas intenciones y pocos logros. Aunque premien a las buenas intenciones, acá ciertamente no nos dejamos deslumbrar por tales nimiedades; acá importa la calidad, y de eso poco en el presente caso. Al menos sus seis episodios duran cuarenta minutos cada uno.


  Aminata Diallo es una niña africana que fue secuestrada por esclavistas o gente que trabaja para esclavistas, alejada de su tribu y su familia, y enviada a los Estados Unidos para ser vendida como esclava. Pero su intención de retornar a su hogar hará que enfrente cualquier situación, por muy terrible que sea.


  El título sugiere que ésta será la experiencia definitiva sobre la esclavitud y la trata de personas, una experiencia memorable de aquí al infinito, intemporal, etc. Por el contrario, "The book of negroes" es otra de esas correctitas y bienintencionadas pero repetidas y superficiales historias sobre esclavos que luchan contra viento y marea para encontrar a los suyos, a aquellos de quienes fueron alejados. En el camino se encuentran con blancos racistas de marcado acento, una especia de black momma que protege a nuestra chica y le enseña a ser fuerte, los blancos buenos que compran esclavos para no hacerlos miserables, etc. Lo típico, nada nuevo bajo el sol. En cualquier caso, la presente serie intenta ir más allá, y es que entre medio se hace notar la revolución (o como se llame oficialmente) de los estadounidenses que no querían más brits en sus tierras (¿sus tierras?), también hay viajes a África para ver tribus y más, y otro viaje a Inglaterra para estar presente en el momento en que se prohíbe la trata de personas, que no es lo mismo que prohibir la esclavitud. Tantos lugares y tantos hechos para no decir nada realmente, para no ofrecer una mirada crítica y reflexiva a la época, para no dialogar con el tiempo. En un momento tiene su gracia que los estadounidenses lean con orgullo su nueva constitución, esa que dice que todos los hombres nacen como iguales, para que en la escena siguiente sigan defendiendo la esclavitud y, más aún, se hayan demorado casi un siglo en abolirla. Esa podría ser la excepción, aunque tampoco es que sea el gran diálogo, la gran crítica. Claramente la intención de fondo es que el racismo, además de idiota, es malo y todo eso, y es que tampoco se podría hacer una apología de la esclavitud y el racismo, pero ¿qué tiene de único esta serie? Nada de nada... quizás su limitada grandilocuencia televisiva... Así, el relato se vuelve iterativo y pierde su energía inicial, por lo demás es tan rápido y fugaz que banaliza cada etapa, cada hecho importante. Por ejemplo, si una mujer se embaraza en una escena, a la siguiente ya tiene nueve meses, luego el crío nació, y después el pobre infante muere de alguna enfermedad. La elipsis, una herramienta que bien usada puede hacer maravillas, deviene en muletilla. No me parece una verdadera narración, simplemente una inofensiva seguidilla de "hechos importantes" y nada más. Hay buenos momentos, pero no tanto por la ejecución formal como porque si vemos a una vieja blanca gritando a los cuatro vientos que los negros son basura y deben morir frente a una multitud de blancos que la aplauden y comienzan a golpear negros, es imposible no sentirse indignado y pensar que la escena no está bien grabada. El resto brilla por su carácter plomizo y repetitivo. El final es conmovedor, tiene lo suyo, pero gran parte del tiempo no hay mucho por lo que emocionarse o interesarse. La actriz protagonista, que hace un par de días la veía aparecer en "Lovely and Amazing", tampoco entrega una gran interpretación; llorar, poner caras tristes y enojadas, actuar con arrogancia a veces y gritar cuando te golpean no conforman una buena labor. El director, Clement Virgo, "construye" una atmósfera bien anodina, incluso cursi: la imagen no tiene tempo, no tiene sustancia, la ambientación es un mero decorado y no un estado y retrato de las cosas con el cual interactuar. Lo peor de todo es que no hay visión ni personalidad, como si la hubiese dirigido un robot fiel a las normas y al manual. El guión es pura anécdota y no Historia. "The book of negroes" es una oportunidad desaprovechada.
  Es una lástima considerando lo bueno que era el primer episodio, que parecía ser una exploración no tanto de algo que ya todos conocemos como de culturas e historias olvidadas; me gustó mucho cuando la niña protagonista ve por primera vez a un blanco, y le pregunta a un amigo si es un hombre o un espíritu maligno. Por desgracia, no pasa mucho hasta que todo se vuelve común y corriente, con personajes y lugares planos y sin entidad, ni sustancial ni narrativa. "The book of negroes" fue incluida entre las mejores series de su año (por algo di con ella), pero "por lo que significa" (eufemismo barato y simplón) más que por su verdadera calidad. Así son las cosas. Ciertamente será impecable para muchos, pero ahí no hay nada que hacer.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...