martes, 12 de abril de 2016

This gun for hire - 1942


Director: Frank Tuttle

  De aquí hasta el viernes comentaré las cuatro películas en las que coincidieron Alan Ladd y Veronica Lake, ambos famosos actores que, debido a diferentes motivos, no terminaron muy bien sus carreras, por no decir sus vidas. Lake era conocida por lo difícil que era trabajar con ella, y se pueden encontrar varias fuertes declaraciones de otras celebridades de la época que aluden, sobre todo, a su mal carácter (Raymond Chandler la llamó "Moronica Lake"). Como pocos querían trabajar con ella (su alcoholismo y arrebatos nerviosos no ayudaban), sumado a algunos fracasos en taquilla y críticas negativas a un par de actuaciones suyas, las apariciones de Lake fueron disminuyendo hasta que, cansada del mal ambiente y de sentirse encasillada como sex symbol (además de la bancarrota con su segundo esposo), decidió dejar L.A. e irse a New York a reinventarse en el teatro y la televisión, aunque tampoco le fue demasiado bien, pues los episodios de alcoholismo público y desafortunadas caídas sobre las tablas continuaron su mala racha (aunque, si no me equivoco, tuvo una apreciada actuación en las tablas londinenses con "Un tranvía llamado deseo"). A fines de los sesenta escribió una autobiografía que, al parecer, vendió bastante bien, lo suficiente como para financiar una película de horror clase B, titulada "Flesh Feast", donde ella misma protagonizaba como científica loca, claramente alejada de ese mito del que tanto renegó y se burló. Poco después del festival de carne, Lake muere por una hepatitis y algo al riñón. La vida y carrera de Ladd también fue a declive, e iba a hablar de eso ahora para meternos en contexto (¿?), pero como me ha salido largo el repaso a Lake, dejemos el de Ladd para mañana. Ahora hablemos de "This gun for hire", la primera película que los vio reunidos.


  Alan Ladd es un asesino a sueldo. Veronica Lake es una bailarina, cantante y, principalmente, una maga que actúa en prominentes clubes nocturnos. Ambos se ven envueltos en una conspiración cuando los trabajos de ambos se crucen peligrosamente.


  La trama de "This gun for hire" será delirante y lo que quieran, pero la gracia del film reside justamente en tal característica, pues de ahí surgen sus elementos más destacables (y no al contrario). De hecho, dos cosas: primero, me pregunto si alguna vez he usado la palabra delirante peyorativa o desdeñosamente; segundo, probablemente nunca lo he hecho pues hay tramas delirantes que son buenas y otras que son malas, y las que son malas no las describo como delirantes sino simplemente como estúpidas. El presente film no es estúpido, tampoco es un despropósito, pero puede aturdir en un inicio con sus cuatro personajes importantes inmersos en la cuanto menos curiosa conspiración, la que ofrece múltiples flancos argumentales. La gracia de una trama delirante bien hecha es que describe y/o construye una atmósfera, un pequeño universo en donde más importa el componente moral (o cualquier otro que conlleve algún tratamiento de personajes o lugares, épocas... todo depende del film y sus elementos narratológicos) de sus hechos que los hechos mismos y cuán convincente le resulta a tal o cual espectador. La fortaleza radica en la construcción de los recovecos transitados. "Inherent Vice" es un buen ejemplo de ello, pero no es que quiera comparar; ni siquiera es que pretenda elevar "This gun..." hasta el olimpo del cine negro o del cine como arte (en cualquier caso, es bien sabido que el cine negro es arte puro), pero me gusta que tras estos empresarios que alcanzan la superperversidad, show womans reconvertidas en espías (más o menos) y asesinos a sueldo curiosamente acusados y perseguidos por crímenes que no cometieron, podamos encontrar una nada cursi ni melosa historia de redención, amistad y justicia, si bien el componente patriótico, en lo absoluto molesto e impertinente, se nota con facilidad (más como anécdota que como motivo dramático). Mejor aún, el tratamiento de lo descrito ofrece el cinismo y pesimismo de Ladd tanto como la conciliación y sana ingenuidad de Lake (incluso cuando su rostro a veces parece tener una expresión "altanera", aunque siempre adorable encuentro yo), además de la oscuridad, ambigüedad y violencia propia de una historia con estos elementos (asesinos, conspiradores). Oh, y para qué hablar de la sensualidad ambiental del relato, la contenida y natural tensión sexual entre Lake y Ladd, que es pura y bien utilizada sugestión. Y es que el presente relato es por y para los personajes, para su construcción moral y psicológica, nada en extremo profundo pero sí lo suficientemente atractivo e interesante: como dicen a veces, menos es más. No se necesitan grandilocuentes postulados para dar dimensión (y más) a la narración. El lado trágico fluye de lo más bien y en consonancia con la trama; al contrario de lo visto en otras producciones, no queda nada forzado. Por último, qué genial la primera aparición de Veronica Lake, ¿sí o no?, con ese estimulante show de magia. Y bueno, toda su presencia e interpretación es poco menos que brillante: esa mirada, esa voz... Lo dicho: "This gun for hire" es una película excelentemente dirigida e interpretada, especialmente por Lake y Ladd (que le robó la película a Robert Preston). Noir del bueno, en definitiva.

2 comentarios :

  1. EN SU MOMENTO, TUVO TREMENDA POLÉMICA, AL MOSTRAR POR VEZ PRIMERA, LAS RAÍCES SICOLÓGICAS DEL ASESINO, EL ASUNTO DE LOS PRODUCTOS QUÍMICOS POR TRAIDORES A LA PATRIA, ETC...HOY SE LA CONSIDERA COMO PIONERA AL ESTABLECER LAS BASES DEL "TRILLER"- LAS ESCENAS DE LA PERSECUSIÓN POR EL PUENTE, HABER FILMADO EN LUGARES NATURALES, ETC...ESE PAR DE GUAPOS PROTAGONISTAS EN SUS 3 PRIMERAS COLABORACIONES TUVIERON TREMENDOS ÉXITOS DE TAQUILLA Y UN LUGAR BIEN MERECIDO EN LA HISTORIA DEL CINE NEGRO, A MI PARECER, TREMENDA PAREJA,QUE ECHAN CHISPAS EN LA PANTALLA POR SU QUÍMICA, MEJOR QUE BOGART Y BACALL, QUE NO ME HAN EMOCIONADO LA VERDAD...
    ROBERT LEDESMA- ECUADOR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde ya, gracias por los comentarios dejados en estas humildes entradas. Lake y Ladd se llevan muy bien, sin duda alguna, tienen una naturalidad envidiable. El tratamiento que se hace al personaje de Ladd, ambiguo y humano, nada taxativo, es de lo mejor del film y de donde los demás atributos adquieren gran potencia dramática, sobre todo ese tono pesimista tan fenomenal.
      Saludos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...