lunes, 2 de mayo de 2016

Hail, Caesar! - 2016


Directores: Joel & Ethan Coen

"Hail, Caesar!" es la última película de los hermanos Coen, muy interesante a todas luces, y sin embargo no será estrenada acá en nuestro querido Chilito, al igual que varias otras interesantes propuestas que, no obstante, no parecen atractivas para los que deciden qué podemos ver. Debo decir que, en todo caso, lo que más me decepcionó fue la cancelación del estreno de "By the sea", lo último de Angelina Jolie, cinta a la que le ha ido bastante mal aunque creo que a mí me gustaría sin mayor problema. A "Hail, Caesar!" tampoco le ha ido muy bien; o sea, cosas malas no se han dicho pero su aclamación fue decente aunque no deslumbrante y su paso por festivales y cines fue fugaz, aunque tampoco es que me importara mucho que digamos; por lo general, disfruto bastante con las particularidades de los Coen: confío en ellos plenamente, pero no me tomen por un fanático fundamentalista, por favor. Oh, estoy hablando demasiado al parecer...


Josh Brolin es el productor jefe de una importante productora y además es de aquellos que se encargan de mantener los trapos sucios de las estrellas fuera del alcance del público y la farándula, así que podemos decir que el hombre se encarga de que las historias funcionen frente a la cámara tanto como detrás de ellas. Por desgracia, George Clooney, que es el protagonista de una superproducción sobre Cristo y los romanos, es secuestrado y su ausencia complica las cosas en el rodaje y en la casa productora. Como sea, el buen Brolin tendrá que arreglar muchos enredos y éstos comienzan a caer como lluvia.


Bien, no quiero ponerme muy teórico pero supongo que algo de ello tendré que sacar a relucir, si bien no pretendo ser denso tampoco, lo que pasa es que quiero aclararme las ideas y, de ser posible, explicarme algunas cosas. El asunto es que "Hail, Caesar!" parte como una intriga, naturalmente presentando personajes principales y variados contextos de la época (por ejemplo, el social y el cinematográfico, tampoco dejar de lado el político aunque éste se desarrolla a posteriori), pero estableciendo el secuestro de George Clooney como principal motor narrativo. Este secuestro puede conducirnos a pensar que lo que sigue es un complejo y preciso entramado argumental en que cada personaje y diálogo y encuadre y lo-que-sea aparece en función de la intriga; incluso podríamos pensar que ésta será un misterio, una incógnita cuyo desarrollo/relato obedecerá a un cierto tipo de narración detectivesca y noir. Sin embargo no es así. En cualquier caso, estas impresiones provienen mayormente del trailer y de la sinopsis (tienen que instalar el interés de alguna forma), pues la película misma no tarda en lo absoluto en plantear su verdadera cara y desarrollarse en base a ella, que no es la trama como tal sino su ambientación y su retrato de la época, con todas las ramificaciones y particularidades que ofrece tan vasto escenario; en otras palabras, lo que impulsa a la narración no es el argumento y sus resoluciones sino el retrato de la época, tan bien hecho que la película se sostiene sola. No importa resolver el "misterio" de quiénes y por qué secuestraron a George Clooney (en cierta forma esta película es a prueba de spoilers, pues el interés no radica en las contadas sorpresas o giros como en el tratamiento moral del contexto histórico en que se sitúa todo, si bien es tristemente cierto que los llorones nunca van a faltar), pues esa respuesta es presentada prontamente por los Coen; tampoco importa que todos los personajes sean profundos y tengan historias construidas cuidadosamente finalizadas con elegancia y extremo rigor dramático. Ciertamente no se deja nada en el aire ni al azar y los personajes alcanzan a solucionar sus problemas (debe haber un arco, por supuesto), pero como digo, los Coen no juegan con el desconocimiento del espectador ni pretenden hacerse los listos (inteligentes son, está claro, pues no se imponen una narración contrarreloj, es decir, los hermanos se permiten narrar sin premuras y enfocados en los personajes y lo que representan): todo está a la vista, y si lo pensamos bien todo funciona como reloj, pero la gran intención de los Coen era conformar una deliciosa y divertida galería de variopintos personajes que dan vida a las distintas caras del viejo Hollywood e inyectan energía al fotograma, y aunque el secuestro de Clooney tenga mayor cantidad de minutos, lo cierto es que todos los personajes aportan lo suyo en ese retrato colectivo, hecho con amor e ironía. (Ahora bien, que todos sean estrellas y no guste mucho que aparezcan contados minutos es otra cosa... No veo a nadie alegando porque el pequeño Wes contrata a cientos de estrellas por dos miserables y escuálidas escenas). Por lo demás, en realidad la película es sobre el ajetreado día (o par de días) de Josh Brolin y su amor por la industria del cine, que a pesar de todas sus amarguras sigue haciendo latir su corazón. Finalmente, la película se pasa volando y divierte a la par que interesa y engancha, pues a pesar de todo los Coen logran equilibrar a la perfección un ritmo chispeante con escenas surrealistas, magnéticas e inquietantes, si bien todo está pasado por un filtro de delirio. "Hail, Caesar!" es un desenfadado disfrute muy bien escrito, dirigido y actuado, y que contiene interesantes críticas e imágenes, por no mencionar el Macguffin del maletín con dinero. Como sea, "Hail, Caesar!" ofrece un visionado de lujo. Espero no haber dado la lata.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...