viernes, 12 de agosto de 2016

Suicide Squad - 2016


Director: David Ayer

He ido a ver "Suicide Squad", no podía ser de otra forma, y además lo he hecho con muy buena compañía, así que más feliz no puedo estar. A estas alturas del juego ustedes sabrán lo mal que han tratado a esta película, toda la mierda que le han tirado gratuitamente, y yo vengo a defenderla a ultranza, pues "Suicide Squad" es una película endiablada y genuinamente genial, una propuesta atractiva y arrolladora, una cinta de supervillanos con personalidad y con alma. No es perfecta, pero nada, especialmente en este género, lo es (a menos que tengas los fanáticos adecuados). Además, no se necesita ser un maldito especialista para ver que "Suicide Squad" está bien hecha y que te hace pasar un rato de puta madre, y que sus elementos reprochables no son errores garrafales sino que pequeñas cositas desprolijas que se afinarán y corregirán llegado el momento. La clave es no hacer caso de las exageradas estupideces que se han vertido sobre esta alucinante joyita.


Han habido desmentidos y severas afirmaciones en torno a este tema, pero tal parece que el corte que estrenaron en las salas fue el hecho por la empresa encargada de los trailers y no el que el director y su montajista (o montajistas: hubo más de un editor ahí sentado) construyeron. El trailer con la música de Queen causó tanta sensación que en el estudio les bajó la inseguridad, se pusieron tiritones y a sudar como locos, así que le encargaron a esa empresa un corte completo que finalmente le ganó al de Ayer y compañía. Primero lo primero: los trailers son geniales, excelente trabajo, si tuviera dinero los contrataría de por vida... pero hacer un trailer no es lo mismo que hacer un largometraje. Lo segundo: aunque el corte estrenado sea divertido y se pase volando y cumpla con su esquemático molde genérico, se nota que a los editores fantasma les falta nociones de narración, por lo que no es de extrañar que varias escenas carezcan de la tensión que montajistas de verdad sabrían potenciar y que al conjunto se le encuentren ciertos tropiezos en su relato (por ejemplo: escena de acción A está bien; escena de acción B está bien; pero... lo que une a ambas escenas de acción no está tan bien. ¿Me explico?). Estoy seguro que el director's cut (pero verdaderamente el de Ayer) será capaz no sólo de potenciar dramática y narrativamente cada escena, sino que también de contar la historia de este Escuadrón Suicida con mayor coherencia y cohesión, haciendo que las variadas tramas, que son notables así como ya están, se unan en un resultado aún mejor y más complejo; en otras palabras, el corte del director mejoraría tanto lo micro como lo macro del relato, pues el material claramente está (sólo hay que ordenarlo sabiamente): un win-win de los buenos, vamos.
Si de verdad están dudando de que la empresa que hace los trailers montó el corte estrenado, entonces los primeros minutos serán la irrefutable demostración de que así fue, pues dudo que un editor como John Gilroy (el único acreditado, así que nos aferramos a eso... y a que montó sólidos films como "Nightcrawler", "Warrior" y "Michael Clayton") haya aprobado una sucesión de secuencias llenas de gráficas locas cuyo hilo conductor es prácticamente nulo. Más que construir personajes y conflictos desde la narrativa (dándole un tempo a la imagen, otorgando ritmo al relato, creando una atmósfera para cada escena y para que, unidas éstas, conformen un tono unificado), la fugaz presentación de los villanos más conocidos para el gran público es un pueril y somero ejercicio de "estilo" que resta valor y calidad a escenas que lucen prometedoras y hasta impactantes; de hecho, la relación entre Harley Quinn y el Guasón se simplifica demasiado, por no mencionar que cada uno, individualmente, se reduce a una cara unidimensional que puede enganchar sólo en los trailers. Si seguimos con ello, la aparición de Batman tiene poco de la presencia tenebrosa que Ayer anunciaba, y la formación misma del escuadrón es casi anecdótica, como si se hubiese creado por sí solo. Sólo cuando la misión central del Escuadrón comienza es cuando podemos decir que la película agarra vuelo y cierta solidez narrativa, pues una vez que la acción comienza, no se necesita mucho para sostenerla; se nota de inmediato que los editores fantasma no sabían cómo empezar y que recurrieron a lo más fácil, contraviniendo todos los principios que Ayer anunciaba en entrevistas (lo cual demuestra que éste no es su corte, aunque lo defienda -porque tampoco es malo, por favor-). Lo que se perdió fue, básicamente, el tratamiento y el desarrollo moral y psicológico de los personajes (y con ello, una merma en las actuaciones), dejándolos como encantadoras y simpáticas figuras de acción, lo cual también resta poder y valor a los distintos conflictos y relaciones que se van suscitando. Lo que mejor queda es el lío con Encantadora, pues su lógica es la de resolver un problema y listo, con explosiones y todo, muy a lo género superheroico.
Aún así, es ciertamente elogiable que, por ejemplo, el Escuadrón tenga la deliciosa química que demuestra, siendo que casi no tuvieron una presentación formal. En este sentido, me encantó la manera en que este improbable equipo de supervillanos se muestra tan unido entre sí, ya sea para hacer maldades como para hacer "el bien". La cara que muestran como equipo es absolutamente carismática y juntos demuestran una complicidad innegablemente fluida y natural. También es elogiable que los personajes, a pesar de haber sido reducidos a una cara, aprovechen al máximo su rasgo distintivo: la desidia e impudicia del Capitán Boomerang, la arrogancia y extraña moral de Deadshot, la leal locura de Harley Quinn, la simpática intimidación de Killer Croc y el extremo poderío de Encantadora. Katana es cool; hace poco y su presentación es aún más fugaz que la del resto, pero la tipa es cool y es un agrado verla con los demás. Y, aunque haya señalado que la relación entre Harley Quinn y el Guasón fue presentada de una manera demasiado pueril y somera para su propio bien, luego se afirma exponencialmente como un amor furioso e irracional que nos deja escenas memorables (como la del helicóptero secuestrado). Por lo demás, la trama general no ha quedado para nada mal, e incluso se complementa bastante bien con el plan del Guasón de rescatar a Harley, siendo éste otro elemento convincentemente amenazante para el Escuadrón. Si el problema de esta película no es la verosimilitud, solamente su montaje simplón.
Ahora, vayamos con algunas críticas: ¿Que la presencia del Guasón era perfectamente extirpable, que su ausencia no se notaría ni significaría el más mínimo cambio? ¡Patrañas! El Guasón es la amenaza invisible que está en todo momento amenazando con aparecer y hacer de las suyas. ¿Que los personajes son planos y sosos y que no provocan la sensación de Escuadrón? ¡Patrañas, patrañas! Si desde el mismísimo momento en que se "conocen" ya están intercambiando miradas cómplices y planes no dichos, ya están siendo un singular equipo lleno de atractivas personalidades. ¿Que el rollo de Encantadora es poco creíble? ¡Patrañas, patrañas y más patrañas! La dualidad inherente de Encantadora, sumado a su poder, es el conflicto perfecto como primera misión del Escuadrón. ¿Que no es tan graciosa como se presentaba? Por favor, gente... El tono es liviano y la película es graciosa incluso en las escenas que no son obviamente graciosas, si no se necesitan frases ingeniosas ni chistes ñoños para causar gracia; lo que vale es la energía, y estos supervillanos la tienen de sobra. ¿Que "Suicide Squad" es mediocre y fallida? No más que cualquier cinta de superheroes de la propia casa o de la competencia. ¿Que...? Oh, vamos, ¡si quieren encontrarle la quinta pata al maldito gato!
"Suicide Squad", a pesar de sus problemas de producción y de los reproches narrativos que saltan a la vista, es una película de acción fenomenal que destaca por ser una propuesta más o menos valiente dentro del género y porque se nota que el director no es un sujeto domesticado ni obediente, sino alguien con una visión que intentó hacer algo diferente y propio sin por ello rehuir su genética comercial. Por desgracia no se respetó la propuesta cinematográfica de Ayer y se nota que es una cinta escrita y filmada de una forma contundente pero montada a la fuerza por lógicas convencionales y anquilosadas, aunque confiamos en que algún día salga el director's cut a callar bocas y patear traseros. Aunque tenga elementos desaprovechados y desprolijos, el corte estrenado es condenadamente entretenido, tiene su toque malsano y, finalmente, se disfruta como loco.
Ahora, a esperar el "Suicide Squad" que no es "fallido" ni desaprovechado: el "Suicide Squad" de verdad...

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...