jueves, 6 de octubre de 2016

Charlotte et Véronique, ou Tous les garçons s'appellent Patrick - 1957


Director: Jean-Luc Godard

Por cuestiones de tiempo, y para no tener abandonado mi blog (incluso un par de días sin actividad me parece una ausencia dolorosa... quizás no para ustedes, pero sí para mí, aunque toda palabra de apoyo es siempre bienvenida), este jueves y viernes comentaré unos cuantos cortometrajes hechos por los nombres más conocidos de la nouvelle vague, éstos son Jean-Luc Godard y Francois Truffaut. Como pueden ver, hoy iremos con dos cortos de Godard. Además, por si les interesa, estoy comiendo comida china. Y, para cuando esto se suba, estoy seguro que estaré con mucho sueño y, después, viendo el partido de Chile contra Ecuador. Qué loco esto del tiempo, ¿acaso ya estoy viviendo el jueves?


Charlotte y Véronique son dos amigas que viven juntas en el mismo departamento, aunque, naturalmente, cada una hace lo que se le da la gana en su tiempo libre, en la ciudad, lugar lleno de posibilidades, entre las cuales se encuentran extrañas pero divertidas coincidencias. Charlotte es seducida por un sujeto llamado Patrick. Después, Véronique es seducida por un sujeto llamado Patrick. El tal Patrick es el mismo sujeto, el mismo "seductor" cuyo único pasatiempo es ir por las calles de la ciudad haciéndose el galán, esperando que alguna vez el truco le funcione y pueda tirar de lo lindo. Pero, ¿cuáles son las probabilidades de seducir a dos mujeres que no sólo son amigas, sino que viven en el mismo departamento? ¿Qué harán las chicas cuando se enteren del engaño? ¿Pasará algo importante, o la vida seguirá su rumbo como si nada hubiese pasado? Aunque sea un corto de no más de quince minutos, y aunque tenga un filtro decididamente cómico y desenfadado, Godard lleva a cabo una ingeniosa comedia de enredos y relaciones ulteriormente fallidas, con la habitual descripción del ambiente joven, artístico y citadino, y las siempre estimulantes reflexiones sobre la vida, el arte y la interacción entre hombres y mujeres, o mejor dicho todos con todos. Claramente es un excelente puntapié inicial de lo que nos ofrecería más adelante Godard y su extensa y variada filmografía. Una gozada por donde se le mire. No se lo pierdan...

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...