domingo, 30 de octubre de 2016

Quarry - Temporada 1


Creadores: Graham Gordy & Michael D. Fuller
Director: Greg Yaitanes

"Quarry" es la serie más reciente de Cinemax, aquella atrevida cadena que hasta el momento nos ha permitido deleitarnos con "Banshee", "The Knick" y "Outcast", y que a futuro nos traerá "Scarlet", basada en el cómic homónimo de Brian Michael Bendis (autor de "Alias", obra que dio origen a "Jessica Jones" en Netflix, con nefastos resultados considerando la calidad del material original, lo que no es sorpresa dado el historial del servicio de moda), y "The Boys", basada en el magnífico cómic de Garth Ennis, aunque, por desgracia, hay un pero: Seth Rogen y su compinche Evan Goldberg, encargados de su adaptación y quienes se encargaron (con nefastos, insultantes y despreciables resultados) de llevar "Preacher", otra obra magna del norirlandés, al formato televisivo este mismo año, por lo que no sé si estar contento, tomando en cuenta que Cinemax está detrás, o sumirme en el pesimismo que provoca el escaso talento que han demostrado los mentecatos de Rogen y cía. Como sea, "Quarry", que está basada en la serie de novelas escritas por Max Allan Collins (autor de "Road to Perdition", magnífica novela gráfica arruinada por Sam Mendes el 2002), ha pasado desapercibida pero, afortunadamente, no sin pena entre aquellos que, como yo, disfrutaron sus ocho potentes y gloriosos episodios. Prometo que, en unos cuantos días, subiré el video que estoy haciendo a modo de homenaje, más o menos como el que hice de "The Neon Demon" hace más o menos una semana (disfrútenlo por acá, vamos, ¡si hasta tiene música de Lana del Rey!). Si van a ver series, entonces que sean tan buenas y contundentes como "Quarry".



Mac Conway vuelve a Estados Unidos después de su segundo paseo por Vietnam. Vuelve a su natal Memphis, el año 1972. Vuelve a una ciudad en donde los extraños lo miran como a una rata, un monstruo, un criminal de guerra. Vuelve a una ciudad en donde sus seres queridos parecen estar alejados de él, como si no estuvieran felices de su retorno. Mac Conway vuelve a la soledad, al aislamiento, a la alienación, al abandono, a la sofocante cotidianidad, al vacío existencial. Pero no, "Quarry" no es una serie que se explique en palabras o largos diálogos catárticos, en psicología barata y sociología de aficionados. "Quarry" vibra y palpita en cada imagen. "Quarry" es un caudal de emociones y violencia subyacente, como esperando a explotar o, simplemente, quedarse quieta para siempre, pero nunca cesando de amenazar con su indeleble presencia: algo malo va a pasar, siempre pasa. En "Quarry" hay sueños, hay amor, hay humor... pero todo está podrido, dominado por el miedo o la ira, la venganza, la muerte. Mac Conway es contactado por una red de asesinos, una red que ofrece mucho dinero por sus trabajos, una red que de alguna forma consigue atraparlo en sus redes, valga la redundancia. Mac intentará escapar, pero quizás se vaya dando cuenta de que son otras cosas lo que lo mantienen atrapado, encadenado, confinado a una máscara y un disfraz que no refleja su verdadero ser, que no le permite la libertad anhelada, que no le da el suficiente aire para respirar. Mac se enfrentará a sus demonios, a los de los demás y también a los de la ciudad, del país, del mundo. No hay escapatoria, pero puede que sea la respuesta...
Greg Yaitanes dirige los ocho episodios con un personalidad y un pulso que ya se quisieran muchos, pero no sólo es la impecable ejecución lo que destaca de este brutal thriller criminal, sino que su portentosa escritura, su crudo y realista tratamiento de la moral, de la época, del lugar, de los personajes, de unos conflictos cuya ambigüedad resulta agobiante y desoladora. "Quarry" no es sólo un puñado de tramas sobre criminales, es también el retrato de personas sumidas en la mierda, personas que luchan para no perder su humanidad y su dignidad aunque no dejen de perder y perder con cada día que pasa en una sociedad injusta y alejada del rutilante sueño americano. La visceral y furiosa puesta en escena de Yaitanes (además sucia, sombría, sudorosa, ultraviolenta) es sólo el diáfano reflejo de un sentir que emana de cada pantano, calle u hogar: si no es uno, otro tomará el encargo...
Una serie de claroscuros y de contrastes, una serie con ocho tremebundos episodios, una serie con un final memorable, una serie con una banda sonora exquisita, una serie con una ambientación notable que captura el espíritu de la región, una serie con una atmósfera digna de aquellos brutales thrillers setenteros en donde se conjugaban a la perfección un nihilismo sin apelaciones con un poético sentido de la belleza y la esperanza...
Y no me digan que Logan Marshall-Green no está deslumbrante como Mac Conway...
Esperemos que Cinemax le conceda una segunda temporada a esta impresionante serie llamada "Quarry".

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...