domingo, 9 de octubre de 2016

Valehtelija - 1981


Director: Mika Kaurismäki

Si alguna vez se encuentran con alguien que se pasa todo el tiempo diciendo que, entre otros dos o tres directores "desconocidos", uno de sus favoritos es Kaurismäki, entonces pregúntenle lo siguiente: ¿cuál? Tras ello, verán que su rostro se desencaja de la manera que les pasa a aquellos que creen que saben mucho pero que se enfrentan a su propia ignorancia, aunque tampoco hagamos de ésto un asunto demasiado importante. Como sea, acá estamos para expandir el universo cinematográfico de todos; acá estamos para invitarlos a descubrir más y más, a no parar nunca, por ningún motivo. No hay que parar de sorprenderse, como la sorpresa que tuve al averiguar que el buen Aki Kaurismäki tiene un hermano mayor llamado Mika, cuyo primer trabajo tras las cámaras fue este casi largometraje de 50 minutos de duración, escrito y protagonizado por un Aki joven y delgado. "Valehtelija" se llama ("El mentiroso", en español). Quedan invitados.


"Valehtelija" me ha recordado a "Free Range", la fallida película de Veiko Ounpuu. En ambas el protagonista es un aspirante a escritor con grandes cantidades de libros leídos y un talento en apariencia prodigioso, y con estrictos principios morales en los que no puede, por nada del mundo, dejarse vencer por las convenciones sociales, porque si se arrodilla y comienza a obedecer, entonces todas sus ideas se irán por el retrete. Es la tragedia del artista. Por lo tanto, en vez de ser un elemento proactivo para la sociedad, mejor es ser un parásito que vive a costa de ésta, satisfaciendo sólo sus propias necesidades que lo idealizan como un ser único en su especie, como si en cierta forma fuera parte de la obra de sus autores de cabecera. Aparte de las diferencias argumentales y narrativas, el gran abismo que diferencia a estas dos películas es que una es naturalmente genuina y auténtica (perdonen la redundancia) mientras que la otra es un pedante quiero y no puedo. Obviamente, el quiero y no puedo es el de Ounpuu. La razón también es bastante sencilla: el estonio pretendía emular a toda costa sus referentes culturales, descuidando por completo el lugar y la idiosincrasia en la que toma lugar su película (en la que lo "estonio" es tan sólo un contexto, no un tratamiento), es decir, haciendo una película "godardiana" (entre otros) pero careciendo de lo que tenía Godard y prescindiendo de lo que es propio de Ounpuu, dando como resultado una historia hueca y sin personalidad (a menos que crean que personalidad sea no esconder la pedantería). Por su parte, Mika Kaurismäki hace una película propia de su tiempo y su lugar de origen y de sus realizadores, inspirado en varios referentes culturales pero sin perder la identidad cinematográfica ni discursiva: no estamos ante un director imitando a otros. Tampoco estamos ante un director que en todo momento intenta hacerse el listo, forzando su cosmovisión y filosofía a los diálogos, sino ante un relato que fluye orgánicamente de acuerdo a sus elementos, especialmente los personajes, que claro, reflexionan en torno a la vida y a varios filósofos, pero lo hacen porque son ellos mismos y no porque los Kaurismäki quieran demostrar que saben mucho sobre literatura, cine y otras cuestiones.
En fin, "Valehtelija" trata sobre las desventuras cotidianas y amorosas de Aki Kaurismäki, un aspirante a escritor interesado en mujeres y el arte que, al no tener casi nada de dinero para satisfacer sus necesidades, se la pasa mintiendo a los demás para recibir unos cuantos billetes, lo cual a veces trae consecuencias. Ahora bien, una bella señorita lo pondrá en conflicto consigo mismo y su modus vivendi.
Efectivamente, un gran descubrimiento. Disfruten...

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...