miércoles, 16 de noviembre de 2016

Born to Kill - 1947


Director: Robert Wise

Si es que todo sale bien y no me llegan impulsos incontrolables, durante los próximos días retornaremos al pasado de la mano de dos géneros que me gustan mucho, sobre todo cuando se entrecruzan, aunque, para ser sincero, me gusta de todo y en múltiples formas (excepto los musicales). Todo todito. No me extraña, entonces, que sea incapaz de controlarme a la hora de descargar películas y cómics, pero prometo que algún día lograré ver y leer todo lo descargado. De momento hay que ir paso a paso, y muy lentamente, pues lo que comento en la semana es lo que veo el fin de semana (poco tiempo me deja el "trabajo", triste decirlo); imaginen las cosas que me pierdo de lunes a viernes, oh. En fin, se viene cine negro hecho por Robert Wise, y adivinen con cuál, en su momento, haremos la transición hacia el género de géneros.



A Lawrence Tierney ya lo habíamos visto la otra vez en "The Devil thumbs a ride", en donde también interpretaba a un sujeto violento y con poca paciencia hacia quienes están en su contra, por no decir directamente que está medio loco y paranoico. Estaba viendo que Tierney aparece en "Reservoir dogs" como Joe Cabot, el jefe del grupo de asaltantes, lo cual me sorprendió muy gratamente; definitivamente da el ancho, y estoy viendo que en su vida personal también era bastante problemático, guardando más de algún roce con la ley. La maldita ley, viejo. ¿Por qué mejor no tomar lo deseado y hacer lo que a uno se le da la gana? ¿Qué puede hacer alguien con tales anhelos de libertad en una sociedad ñoña y convencional? Supongo que lo único que se puede hacer es vagar, soportar, divagar, sobrevivir solitariamente... hasta que encuentras a tu alma gemela, en este caso Claire Trevor, actriz que por acá vimos en "Stagecoach" y "Dark Command", y que tiene otros varios noir en su haber, quizás más de bajo presupuesto y/o serie B pero no por ello menos interesantes (al contrario: ¡los quiero ver ya!). Entonces, ¿qué pasa cuando dos imparables fuerzas de la naturaleza se encuentran y complementan? Pues nada, nada bueno puede pasar. "Born to Kill", me parece, causó una pequeña conmoción en un grupito de críticos que repudiaron su poco gusto y el desmedido carácter vicioso (¿qué habrán sentido al ver las películas de Phil Karlson, por ejemplo?, ¿un ataque al corazón?), pero vamos, el efectivo Robert Wise no hace más que representar, siendo fiel a los preceptos del género, un guión que retrata casi románticamente el lado más primitivo y amoral del ser humano a través de esta historia de pasión visceral y falsas relaciones afectivas; una trama con varias muertes, traiciones y curiosos giros de guión, pero sobre todo, con personajes demasiado ingenuos o demasiado cínicos en cuya interacción se cuece la fórmula explosiva en forma de espiral descendente. Sí señor, hay que preguntarse quién triunfa en estos casos, porque todo depende del punto de vista. Un noir que vale la pena ver como, acá habla un obseso del género, casi todo el cine negro hecho en aquella lejana época, aunque a "Born to Kill" no la dejaría en el grupo de las memorables.
Pregunta al azar: ¿a quién prefieren, a Alan Ladd o a Lawrence Tierney? Respuesta al azar: Tierney, sin desmerecerlo en lo absoluto (nada más alejado de mis honestas intenciones), es más bien incontrolable fuerza bruta (fuerza fruta había escrito, jojo), mientras que Alan Ladd es pura y trágica ambigüedad moral, o si no mejor vean "This gun for hire"; es decir, el primero representa al hombre esencialmente cabrón y malvado mientras que el segundo representaba a aquella alma en pena agobiada por las circunstancias y acorralada por los rincones oscuros de la sociedad, ante lo cual, para mantenerse con vida en tan letal escenario, debe dar un paso hacia la oscuridad. En otras palabras más simples: unos nacen en la oscuridad, mientras que otros caen en ella. ¿A qué ha venido todo esto? No lo sé, tan sólo se me ha ocurrido.
Por último, siempre es un gusto ver a Elisha Cook Jr., no me digan que no.

2 comentarios :

  1. Magnífico texto para uno de los mejores géneros que ha dado el cine en toda su historia, y también el literario. Dijo una vez José Luis Garci que el género negro fue inventado por Sigmund Freud, y me parece perfecto. Las luces y sombras, los deseos (sobre todo sexuales), porque en este género los hombre caen en las trampas del sexo como ratones en sus trampas. Las mujeres fatales, la corrupción política, policial, social, el dinero sucio, los atracos, los asesinados, la estética maravillosas de este género, el alcohol, el tabaco, las gabardinas, los sombreros de fieltro, el misterio, los barrios bajos, las altas finanzas, el impresionismo, los ángulos de cámara, la lluvia en la noche y el asfalto húmedo, la narración el off, la tragedia, en fin, un género que pocas veces aceptó un final feliz. Me encanta, amigo mío, y por suerte hay muchas, pero muchas películas de film noir que son absolutas obras maestras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble la cantidad de cine negro de altísima calidad que se hizo... mejor para nosotros, por supuesto, ávidos de estas contundentes historias con sus fascinantes características. Lo mejor es que el noir siempre te puede sorprender; tiene la mejor fuente de miseria y oscuridad para sus historias: el hombre y la sociedad. Seguiremos explorando estos rincones oscuros estos días...
      Abrazos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...