miércoles, 23 de noviembre de 2016

By Indian Post - 1919


Director: John Ford

No sé si ando muy sensible o histérico (en realidad me considero bastante tranquilo; supieran los patéticos berrinches que me hacen por nada, y yo manteniendo la calma y la diplomacia), pero creo que más de una vez se han burlado de mí por admirar profundamente el cine de John Ford, refiriéndose a su magnífica obra de manera bastante despectiva ("tú y tus películas de John Ford", entre otras muestras de ignorancia). Y yo pienso, ¿qué demonios? Sé que ustedes estarán de mi lado: burlarse y menospreciar el cine de John Ford es burlarse y menospreciar el Cine. Así tal cual. Por suerte, para nosotros es incuestionable la calidad de Ford, un gigante que comenzó haciendo películas cuando todo lo que se necesitaba era visión y seguridad, cuando había que llegar a hacer lo que te saliera de las pelotas sin preocuparte de protocolos con el tiempo sobrevalorados (me imagino la patada en el culo que Ford o Walsh darían a los profesores de ahora, con sus arrogantes "si no lo hacen de esta forma entonces no pueden hacer películas", o la decepción que sentirían al constatar que ¡hay ingenuos que les hacen caso!). Ford, un genio que fue inventando y potenciando el lenguaje cinematográfico incluso antes de que proliferaran esas sanguijuelas llamadas "teóricos del cine" (eso sí, grandes salvadores de profesores mediocres que obligan insustanciales lecturas en vez de motivar ingentes visionados e invitar a descubrir más y más), quienes lo ven como un limitado medio que les sirve como vehículo de banal validación personal e intelectual. Entonces, ¿cómo se entiende eso de llenarse la boca diciendo que te gusta el cine y luego menospreciar a Ford, sin el cual el cine tal como lo conocemos no existiría? ¿Qué sigue, menospreciar a Griffith? En fin, soy un sujeto calmado pero es que a veces es imposible no enojarse ante tan ignominiosa estupidez, y yo respondo (descontando esta repentina y alargada diatriba) de la única forma posible: viendo películas de John Ford, claro, un director de los de verdad, un director que derramaba sangre y sudor en el set, pero jamás lágrimas, pues como bien diría Rainer Werner Fassbinder (otro gigante del cine), el director no debe nunca demostrar debilidad ante su equipo, mucho menos preguntar qué hacer o dudar, al contrario: pensar y ejecutar, amo y señor. John Ford, un director que hacía cine, maldita sea.


1919... Pero qué temprano, ¿eh? En esos tiempos John Ford firmaba como Jack Ford, pero independientemente del nombre utilizado, el maestro ya demostraba estar forjando su inconfundible sello cinematográfico, su incontestable personalidad al narrar historias y su férrea mano al momento de dirigir. "By Indian Post" es un modesto y corto ejercicio en el que un enamorado vaquero intenta por todos los medios conquistar a su amada, sólo que quien se interpone en su camino es no sólo el padre de la chica sino que también su propio y déspota jefe, por lo que las posibilidades de consumar tan magnánimo sentimiento lucen del todo escasas. Sin embargo, un pequeño malentendido dará rienda suelta a un puñado de divertidas situaciones que quizás supongan el empujón definitivo que el enamorado necesitaba para cumplir sus sueños.
Así a la rápida se puede decir que estamos ante una amena e hilarante historia de enredos amorosos narrada con descomunal ritmo y gran sentido del lenguaje cinematográfico, entiéndase encuadre, cámara, montaje, entre otros..., pero quienes hayan visto otras películas de Ford (además de las más conocidas, por supuesto) podrán notar más cualidades, como por ejemplo la certera y elocuente construcción de personajes, y es que a Ford le bastaba tan sólo un par de pinceladas para definir los rasgos más esenciales y fundamentales de protagonistas, antagonistas y secundarios, y con ello, otorgar completa verosimilitud a un relato sencillo pero narrado con contundencia, agilidad y sensibilidad. Nada más observen las acciones y reacciones del joven protagonista, capaz de remover cielo y marea con tal de unirse definitivamente a su amada, y se darán cuenta de lo que digo. Tampoco olvidar el atrevimiento de Ford y su constante interés por innovar en formas y mecanismos formales. Y, por supuesto, no faltará el desenfadado y delirante sentido del humor marca de la casa. Un delicioso festín, en definitiva. El que sabe, sabe, y el que no...
Intención y propósito, dos pilares fundamentales en el cine de Ford. Los "cineastas" asalariados y ñoños no lo entenderían... ¿Callamos las burlas?, ¿las pueden escuchar? Perfecto. Sigamos viendo películas de este genio.

2 comentarios :

  1. Hombre, John Ford es uno de los directores más grande de la Historia del Cine. Los héroes de las películas de Ford son los pioneros, hombres de la frontera, soldados y pacificadores que se dedicaron a la fundación de los hogares y comunidades que componen la actual Norteamérica. La visión de Ford es una visión popular: una exaltación de los ideales que hicieron a miles de colonos lanzarse hacia el Oeste en búsqueda de la libertad y mayores oportunidades, pero en un tono entrañable y familiar que hace que un baile tenga más importancia que una batalla o un duelo.

    La última escena de la película Pasión de los fuertes, podría ser muy bien la marca de fábrica de Ford: una mujer contemplando desolada cómo un hombre desaparece por un sendero, con su deseo de aventuras todavía insatisfecho. John Ford adivina que la vida siempre es el recuerdo de un amor frustrado. Eso es lo que han rastreado siempre sus personajes. La pasión de los solos. El horizonte es el hogar de los héroes.

    Así que no te preocupes si te increpan por gustarte el cine de Ford. Ya somos dos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Naturalmente, no exagero al decir que al menos se me ocurren veinte obras maestras filmadas por este genio, y qué decir de las cientos (o miles) de escenas que se quedan grabadas en la memoria, no sólo por la calidad formal sino que también por el poder de sus imágenes, por las historias que hay tras ellas (como lo que dices de Pasión de los fuertes), por los significados, todo lo cual conforma su gran calidad cinematográfica.
      Al final me relajo porque sé que hay gente que aprecia el cine de este gran señor.
      Perdona por la demora, es que ayer andaba un poco ocupadito, pero ya podemos seguir viendo más cine de Ford!
      Abrazos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...