martes, 8 de noviembre de 2016

Coraline - 2009


Director: Henry Selick

Coraline en realidad es una novela (que no he tenido la oportunidad de leer) escrita por Neil Gaiman, autor de The Sandman, pero viene a colación porque P. Craig Russell la adaptó (como escritor y dibujante) en formato cómic, y ya sé, la película de Henry Selick claramente no está basada en el cómic sino que en la novela de Gaiman, pero qué importa, no creo estar ofendiendo a nadie con la libertad que me estoy dando. Si es así, les pido disculpas de todo corazón.


Cuando era chico una profesora (de la cual yo estaba enamorado... ay, qué tierno yo) nos mostró "El extraño mundo de Jack" y yo quedé loco... y me enamoré más. No me gustó que tuviera números musicales (no entiendo mucho eso de que por ser animación algunos tengan la necesidad de ponerse a cantar a la mínima provocación), pero el resto me pareció sensacional. No la he vuelto a ver, pero hace bastante tiempo supe que el director era Henry Selick. Esta historia no tiene que ver con "Coraline", pero no pude evitarlo.
Lo cierto es que de un tiempo a esta parte me siento bastante indiferente a cualquier propuesta de animación, formato del que me desagrada un poco que se invista de cierto aura especial o halo de gracia. Son pocas las cintas de animación que me gustan de verdad (las "Toy Story", "Wall-E", "The good dinosaur"...), pero sigo diciendo cosas que realmente no son importantes. "Coraline" es, podríamos decir, una oscura fábula infantil, pero lo oscuro brilla (¡epa!) por su ausencia o, cuanto menos, por su simpleza y superficialidad. Botones en vez de ojos, pocas luces, claroscuros, monstruos malvados y animales parlanchines... No lo sé, la oscuridad no la veo, pero si se refieren a la sustancia, al tratamiento del conflicto, entonces tampoco es que estemos ante algo muy complejo y sombrío, después de todo lo que se nos dice es que, en palabras simples, es más importante el amor verdadero a la euforia material. Entre medio se arma una historia con un portal entre dos mundos (¡encuentre las siete diferencias!) y una niña que se debe enfrentar al lado oscuro de su corazón. Como historia está bastante bien narrada, estableciéndose como una especie de aventura, con retos que afrontar y tesoros que encontrar, no obstante hay un par de elementos que me parecen forzados y cuestionables, por ejemplo, el personaje del chico motociclista que intenta cortejar a Coraline, quien está ahí sólo para salvar a la protagonista (en vez de dejar que ésta sea capaz de resolver sus propios problemas) y cuya presencia irrita más que aporta. El resto de personajes, a grandes rasgos, también destacan más por su apariencia y su despliegue escénico que por su construcción humana y psicológica, o quizás yo esté pidiendo demasiado. Sin embargo, descontando un par de reproches que no son poca cosa, "Coraline" es una película efectiva y solvente que te hará pasar un buen rato.
No haré odiosas comparaciones, pero estoy seguro de que la novela de Neil Gaiman (nada más escuchen el nombre de su autor y de su obra) es más rica en contenido y narración, verdaderamente oscura y adulta, de seguro incluyendo interesantes ideas sobre la realidad, el lenguaje y la imaginación (hay timoratos retazos de ello en la cinta) a través de un inteligentemente solapado empaque "infantil". Pero sí, si se encuentran en una tarde aburrida y sienten la irrevocable necesidad de ver "Coraline", pues entonces véanla, nadie se los impedirá. Lo que es yo, voy a seguir con mi vida.

4 comentarios :

  1. Buen texto, amigo. Me gusta mucho la obra de Neil Gaiman, tanto sus relatos como sus novelas. A este tipo lo conocí en persona cuando vino a mi ciudad a presentar su novela "El océano al final del camino". Coraline es una novela magnífica y también he visto la película. Me gusta esas historias donde nos introducimos en otra realidad paralela para reconocer mejor la nuestra. American Gods, El libro del cementerio, Los hijos de Anansi, Neverwhere, en fin, este tipo que vive en una casa encantada nos encanta con su imaginación.

    Abrazos, colega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué genial que un autor de la talla de Gaiman vaya a la ciudad de uno y luego conocerlo en persona, hay tantas cosas de las que hablar con ellos.
      El otro año habrá una serie de American Gods, intentaré arreglármelas para leer el libro, eso si encuentro dinero botado en la calle, jaja...
      Independiente de la calidad de la peli, Coraline le hace justicia a la novela?
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Es un tema complicado, porque en la novela eres tú quien recrea todo ese mundo fantástico y muy grotesco; lo haces más real. La película es irremediablemente de animación y eso te aparta mucho de la "realidad" dentro de otras. El problema del cine de animación es que quieran tomárselo en serio cunado estás viendo muñecos de animación. Los niños entran mejor en esto. Yo los únicos dibujos que me siguen gustando mucho son los de la Warner, aquellos geniales personajes de El Correcaminos y el Coyote, el Pato Lucas, Tom y Jerry, esos que durante la proyección no para de putearse unos a otros, casi sin guion, solo risas salvajes; un Rasca y Pica, pero con más gracia. Para mí el único paisaje americano que más me ha seducido han sido el Monument Valley de John Ford y aquellos paisajes fronterizos con cactus, rocas imposibles y carreteras desiertas donde solo aparecía un camión para atropellar al pobre Coyote. En fin, que la película de Coraline tiene el mérito de haber pasado del exceso del digital para parecer algo más artesanal. La estética, creo que es más de Tim Burton que de Gaiman. Prefiero la novela. ¡Joder, lo que ha costado decirlo!

    Ah, se me olvidaba. También me gusta La pantera rosa. ¡Sin hablar y lo que reíamos con ella!

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre Coyote, sin duda... Cuando era chico siempre daban esos dibujos en las mañanas e incluso en las tardes, ahora ya no, lo cual es una lástima, lo pasaba requetebien, podía pasar horas mirando a La Pantera Rosa o Tom y Jerry, ¿y qué tal El Pájaro Loco (o Carpintero)?
      Jaja, es una interesante la afirmación de la estética, definitivamente por ahí van mis reproches a esta peli, que se hace más cool pero no más compleja. El cómic es más realista en comparación y juega más con lo simbólico, pero bueno, algún día leeré la novela original.
      Abrazos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...