sábado, 17 de diciembre de 2016

Besöka sin son - 1967


Director: Roy Andersson

Roy Andersson es un director sueco que ha dirigido cinco películas en más de 45 años de carrera, pero también ha dirigido seis cortometrajes (o mediometrajes, depende del caso), y en este blog comentaremos cinco de ellos, aunque no sé si consecutivamente, después de todo, ustedes ya saben que soy incapaz de seguir una línea recta incluso si mi vida dependiera de ello. Como sea, "Besöka sin son" es el primero de ellos. Allá vamos.


Padre, madre y hermana visitan el nuevo departamento en donde está viviendo el hijo/hermano. No sé por qué alguien en su sano juicio invitaría a sus padres (por no decir familia) a su nueva morada (por no decir hogar), considerando que abandonar la casa paterna es básicamente romper lazos y borrón y cuenta nueva, pero bueno, supongo que es una formalidad que hay que cumplir de la misma forma en que nos reventamos los granos de acné (afortunadamente nunca tuve ni uno solo... aunque, ¿a qué precio?), más aún, supongo que es una actividad que a muchos encanta. No lo sé. Si tengo mi nuevo espacio, ¿para qué contaminarlo? En fin, el cortometraje de Roy Andersson, más que una historia, la cual deja claramente como intocable conflicto de fondo, lo que nos muestra es una de tantas situaciones que de seguro ocurrieron en esta visita familiar: mientras el joven lee el periódico con indiferencia a los berridos de su padre, que se pasea por los rincones refunfuñando sobre tal o cual cosa, la hermana fuma y lee una revista despreocupadamente, y la madre prepara la comida con el mismo interés que sus retoños, es decir, cumple su rol mecánicamente. Cada cual por su lado: la interacción es pura obligación: familia por sangre y no por afecto. Se sirve la comida, el patriarca sigue intentando defender su amenazada posición de poder, y bueno, a los demás poco les importa la opinión de un viejo cascarrabias. Todo bajo la atenta e irónica mirada de Roy Andersson, que de manera sobria y sencilla, y con cierto toque claustrofóbico además, analiza las dinámicas familiares de una familia promedio, y si nos ponemos audaces, puede que de gran parte de la sociedad (la generación anterior juzgando a la que le sucede, etc.) o más bien de la clase media, si bien hay otro flanco que trasciende clases sociales o cualquier tipo de categorización: un retrato, más que de la idiosincrasia sueca, del desgaste y la lejanía emocional en general. Suele decirse que hay abismos insalvables entre distintas generaciones, pero quién soy yo para reafirmar tal cosa.
Notable primer ejercicio el de Roy Andersson; ciertamente, me hubiese gustado ver más y más de esta mordaz e incluso satírica visita familiar. ¿Por qué tuvo que durar tan sólo ocho minutos?

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...