viernes, 23 de diciembre de 2016

Härlig är jorden - 1991


Director: Roy Andersson

"World of Glory" es el cortometraje que siguió a "Something Happened". En él, Andersson depura todo lo prometedor pero fallido que había en ese descompensado y descafeinado infomercial sobre el SIDA que hizo para una agencia gubernamental sueca. Es un Andersson libre y desatado, un Andersson glorioso y genial. No pierdan el tiempo y véanlo ya. Ahora mismo.


Duran prácticamente lo mismo, pero Roy Andersson dice mucho, mucho más en "World of Glory" que en "Something Happened", y eso que la segunda trata sobre un tema tan importante como es la prevención y la información sobre el SIDA. Esto es porque en "World of Glory" Andersson está más libre, más en su salsa. En otras palabras, nadie lo está molestando y puede decir lo que se le dé la gana con la magnitud que quiera. Y, les digo, "World of Glory" es un tremebundo cortometraje en donde Andersson vierte todo su discurso misántropo y nihilista, el cual halla perfecta consonancia con esa renovada plasticidad suya, impasible y despiadada. Desde el primer segundo hasta el último, es decir, desde que el protagonista observa sin inmutarse el atroz e inhumano panorama que observa hasta que en la desesperante densidad de su habitación matrimonial se asfixia por la gigante mediocridad que lo consume, Andersson construye y transmite una brutalmente desoladora atmósfera casi apocalíptica, como si fuera el fin de la humanidad. Andersson muestra la vida sin vida, la existencia sin propósito: sus apabullantes imágenes son la fiel representación del hueco y sordo vacío de la sociedad en que los personajes viven, el vil y despojado interior que cada uno carga en su interior. No hay nada bueno: todo está muerto. No hay futuro, no hay sentido, no hay gracia, no hay esperanza. Es terrible, es maravilloso. Es deslumbrante y desalentador. Es mágico y es real. Es todo.
"World of Glory" trata sobre un hombre común y corriente que nos permite dar un vistazo a su vida y, por extensión, a la sociedad en la que vive. Son quince minutos fascinantes, realmente fascinantes. Qué atmósfera, qué discurso, qué cinematografía.
Lo que yo recomiendo, en especial para estas navidades, es que vean, sin pausa alguna, el presente cortometraje junto a "Carne", de Gaspar Noé. Brindemos por ello.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...