viernes, 9 de diciembre de 2016

King Cobra - 2016


Director: Justin Kelly

Pero qué simpático que llueva en verano, aunque me pregunto por qué siempre estos fenómenos tienen que pasar durante los fines de semana; sería mucho más útil que sucedieran en días de trabajo, y es que trabajar con temperaturas de más de treinta grados celsius es demasiado para un vagabundo como yo. En fin, he visto "King Cobra" y no he alucinado como pensé que lo haría, pero tampoco me he disgustado con esta película que no está nada de mal, qué quieren que les diga. Sin pena ni gloria, ni más ni menos. Ni fu ni fa, ni chicha ni limoná.


Me gusta que aparezca Alicia Silverstone, incluso si no hace mucho. También me gusta que aparezca Christian Slater; es un sujeto que me cae bien, y que acá haga de productor porno gay tiene lo suyo. Al protagonista no lo había visto nunca, y está bien, pero habría sido más divertido ver a Zac Efron en su lugar. Aparece James Franco pero, ya saben, se nota que se esfuerza demasiado y de inmediato cae en la sobreactuación. El novio de Franco en la película, interpretado por Keegan Allen, me ha gustado mucho más, no sólo porque el personaje es más interesante sino que además porque el actor interpreta su rol de manera bastante contenida, incluso para las acciones que termina cometiendo. De "King Cobra" como película no puedo decir mucho salvo que sirve para pasar el rato sin complejo alguno, para algún fin de semana o feriado aburrido. La película trata sobre un joven muchacho que se junta con un productor porno a hacer películas pornográficas, y cómo a partir de ahí van surgiendo problemas relacionados al ego, la fama y el dinero, aunque podría ser sobre más cosas, no lo sé. El gancho es que está basada en una historia real, y no una cualquiera, sino que una historia de asesinato. El guionista-director da por hecho que el espectador conoce el caso real, no por nada es fácil darse cuenta que su interés no radica en la trama y/o la estilización del argumento como en la estilización de los personajes, de sus sueños y sus privaciones, de los distintos entornos en que se desenvuelven y, ciertamente, del mundillo de la industria del porno (gay). Alguna vez leí que "King Cobra" es como "The Neon Demon" pero con actores de porno gay, comparación no del todo equivocada en ciertos motivos (el mundo de la imagen, de la superficialidad versus el "algo" especial de determinado ángel caído, de las "brujas" que envidian la belleza y esas cosas buenas, etc.) pero claramente descompensada entre cada película, y es que a "King Cobra" le falta mayor coherencia entre el tratamiento de las emociones primarias de sus personajes y el tratamiento de la imagen (por no mencionar el tratamiento del relato, muy alejado de la mística tipo "cuento de hadas sangriento" del de Refn) para siquiera llegarle a los talones a la monumental maravilla del danés, pero ya digo, así como está se puede disfrutar de lo más bien de su decidida levedad. Como thriller puede que sea algo flojo, pero como retrato casi paródico de un acontecimiento insólito tiene su brillo. Eso sí, no se atrevieron a mostrar ni una pizca de verga de ninguno de los personajes, ¿qué pasó ahí?

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...