jueves, 22 de diciembre de 2016

Lördagen den 5.10 - 1969


Director: Roy Andersson

¿Cuántos cortometrajes de Roy Andersson dijimos que iba a comentar? ¿Cinco? ¿Cuántos llevamos? ¡¿Dos, nada más?! ¿Podré dejar de hacer preguntas a tontas y a locas? Por supuesto que puedo, amigas y amigos. Eso sí, "Lördagen den 5.10" es, más bien, un mediometraje, pues dura poco más de cuarenta y cinco minutos. Un excelente mediometraje, si me preguntan. ¿Por qué? A eso me voy a referir inmediatamente después del salto y, desde luego, las esenciales capturas. Sigan en sintonía conmigo.


Curioso mediometraje, si me permiten añadir. La premisa es sencilla a más no poder, esto es la descripción de un día sábado cualquiera vivido por un sujeto cualquiera, sin embargo a partir de ella Roy Andersson explora y experimenta con diferentes mecanismos narrativos, estéticos y sustanciales, pero manteniendo de modo constante la sobriedad y el distanciamiento que ha caracterizado al realizador sueco en sus primeros trabajos. Por ejemplo, Andersson recurre a una puesta en escena cuasi documental con la misma fluidez y agilidad con que parece un ensayo fílmico sobre la anodina vida en sociedad o que ofrece retazos de thriller o, directamente, de cine de terror (el tramo al que me refiero es realmente inquietante y perturbador), aunque la gracia de "Lördagen den 5.10" es que no se puede enmarcar en ningún género en particular. La propuesta de Andersson es tomar los elementos de los que dispone, es decir el protagonista, su adorable y preciosa novia (me enamoré de ella de inmediato... ojalá su desnudo hubiese sido frontal, pero bueno...) y el entorno por el que transitan comúnmente (en donde caben otros personajes y espacios, territorios), y profundizar en las relaciones interpersonales y en las cualidades propias de cada uno, a modo, quizás, de ofrecer una mirada y/o retrato del estilo de vida de aquellos que se acercan a los treinta y sus conflictos existenciales, complejos o superficiales, pero existenciales al fin y al cabo: los problemas del hombre de hoy no son los mismos del hombre de ayer: pueden estar sólo en la mente, en el espíritu. Andersson escribe y dirige sin efectismos ni aspavientos; tampoco es que sólo se dedique a filmar "lo que está ahí", pues a todas luces hay un tratamiento moral y estético de la imagen, sólo digo que Andersson busca transmitir un punto de vista, indagar en una verdad, lo cual logra con creces. Muy recomendable mediometraje, el tal Roy me está comenzando a gustar de verdad.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...