viernes, 3 de marzo de 2017

Ah-ga-ssi - 2016


Director: Park Chan-wook

Antes de seguir homenajeando humildemente a aquellos que partieron, comentemos "The Handmaiden", lo último de Park Chan-wook, antes de que sea demasiado tarde. Como aperitivo les dejo el trailer oficial, que está para chuparse los dedos.


"The Handmaiden" es, sencillamente, un jocoso a la vez que siniestro thriller erótico que trata sobre ingenuas e inocentes historias de amor y perversas e intrincadas elucubraciones sobre matrimonios y herencias en donde nadie sabe para quién trabaja, además de abusivas relaciones de poder y sumisión. Si no fuera porque se basa en una novela galesa ambientada en la época victoriana (Fingersmith, de Sarah Waters), diría que Park Chan-wook se inspira directamente en Edogawa Ranpo, pero qué puedo saber yo, pregunto. En cualquier caso, "The Handmaiden" es una película muy sensual y sexual, tórrida y candente, muy atractiva, que mezcla a la perfección el siempre presente humor negro de su director con surcoreanos toques de melodrama, un sórdido e incluso grotesco melodrama, y, por supuesto, que destaca por una puesta en escena tan exquisita y elegante como extravagante y desaforada. Todo comienza cuando una chica coreana va a la casa de un viejo verde coreano (que daría su vida por ser japonés), adicto a las novelas eróticas/pornográficas e insaciable coleccionista de éstas, para ser la doncella de la sobrina de éste. No tardaremos en darnos cuenta de que en esa mansión se cuecen un montón de intrigas, planes y giros inesperados, y, más aún, que nadie es realmente inocente. Naturalmente, se pueden extraer varias lecturas, ya sea por el contexto político-histórico en el que se ambienta (cuando los japoneses ocuparon Corea), ya sea por la relación entre los personajes masculinos y femeninos, todo lo cual se encuentra fuertemente cruzado por temas como la sumisión, el poder, el abuso, la independencia y autonomía, etc. A pesar de que "The Handmaiden" dura alrededor de 140 minutos (en Corea del Sur dieron en la tele, creo, una versión extendida con 20-30 minutos más... interesante, ¿eh?), lo cierto es que se pasa volando y es imposible resistirse a esta historia de amores fulgurantes e intrigas perversas. No se dejen llevar por lo aparentemente truculento del conjunto, después de todo la película de Park Chan-wook no pretende ser provocadora en un sentido Larsvontrierano (aunque de que es provocativa, indudablemente lo es) ni particularmente violenta, mucho menos pornográfica, pues las intenciones del director van por otro lado bastante más sencillo: describir sentimientos a flor de piel... con harta piel, pero con sentimientos aún más avasalladores. Puede que sí sea un poco truculento, no hay caso en negarlo, a fin de cuentas hablamos del bonachón (¿?) de Park Chan-wook (lo lleva en la sangre, en su adn), pero el tratamiento de la relación de poder de Japón-Corea/hombres-mujeres/amos-sirvientes no me parece tan complejo ni osado como la cándida descripción de excitantes sensaciones y superlativas emociones: ¡de verdad estamos ante una historia de amor en todo su esplendor! (pero no al estilo Disney, por favor... o tal vez...), todo lo demás es accesorio... delicioso y sabroso accesorio... aunque si me dicen que, más que eso, "The Handmaiden" trata sobre liberarse del yugo de los roles sociales preconcebidos y de romper ataduras (ejem), entiéndase de manera literal o simbólica, quién soy yo para discutirlo; de hecho les doy toda la razón: ¡de eso se trata!
La verdad de las cosas es que lo último de Park Chan-wook es un excelente relato rico en lecturas y texturas, muy bien escrito y dirigido, interpretado con pasión (al menos por los dos principales roles femeninos, los que llevan la batuta), pero a grandes rasgos se disfruta como un extravagante y sofisticado thriller erótico, de fluido ritmo y de cautivadora e incluso hipnótica atmósfera. Imperdible.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...