miércoles, 8 de marzo de 2017

The Manxman - 1929


Director: Alfred Hitchcock

"The Manxman" fue la película que sucedió a "Easy Virtue" (o a cualquiera de las tres que Hitchcock estrenó el '28), y nosotros no cesamos con esta retrospectiva... al menos de momento. Y ojo, ésta es la última película muda de Hitchcock, porque en la siguiente, "Blackmail", ya podemos escuchar a los actores hablar, a los pajaritos cantar y a los vehículos vomitar.


Pudo haber sido una historia ejecutada de manera mucho más potente, en fondo y forma, pero, aunque cumplidora y efectiva, no deja de ser bastante convencional incluso cuando mantiene hasta el fin su torrente trágico. Igual me gusta. Por lo demás, se le achaca que insista en reducirse estrictamente al triángulo amoroso siendo que en más de una oportunidad sugiere temas y tramas, a todas luces interesantes, a las que luego no se les otorga seguimiento ni desarrollo. Daré dos ejemplos. Pero primero, el contexto: la acción transcurre en un pueblo costero en donde la principal actividad es la pesca y sus derivados; los personajes principales son Phil y Pete, amigos que son como hermanos, el primero un abogado que apunta a ser juez y el segundo un humilde y animoso pescador, y Kate, la hija del dueño de la posada local, una bella y simpática muchacha que sólo tiene ojos para el joven pescador. Ahora, el primer ejemplo: al inicio de la historia, parece que los pescadores preparan una demanda en contra del gobernador por ciertos problemas con turistas, y como el buen Phil es abogado, se ofrece con la mejor de sus voluntades para asesorar y representar a los pescadores. Esto no sólo era interesante por el componente socio-político como tal, sino que también debido al entuerto romántico, y es que si los dos amigos se pelean por la misma chica, ¿qué pasaría con la lucha de los trabajadores en contra de los poderosos? Yo pensaba que la película avanzaría con ambas tramas desarrollándose paralelamente hasta que alguien cediese a la presión social o amorosa y ¡zas!, adiós a los sueños. Sin embargo, el rollo ese de la demanda colectiva era la manera en que nos presentaban la amistad de los dos muchachos y la profesión de cada cual, sólo eso. El otro ejemplo es un anuncio ignorado, o al menos de esa forma lo sentí yo; resulta que la película comienza con una pregunta más o menos así: "¿Qué gana un hombre si conquista el mundo entero pero pierde su toda su alma?". A mí me dio la impresión de que seríamos testigos de una terrible transformación, que uno de los dos personajes masculinos, ambos buenos tipos por lo demás (bondadosos, honrados, afectuosos), se convertiría en una especie de monstruo avaricioso que, ante tamaña decepción amorosa y producto del vacío en su interior, no dejaría de consumir todo cuanto lo rodea con tal demostrar su poder, lo buen partido que era. Dicha suposición parece originarse cuando el pescador es despreciado por el padre de la muchacha, que lo trata de pobre y pordiosero, pero no, "The Manxman" tampoco trata sobre los rincones oscuros del ser humano. Sufren y con eso les basta. Y sólo para agregar un par de, uh, fallos, el guión, con tal de llevar esta historia por el lado estrictamente romántico (recuerden, es un ), cae en giros burdamente forzados y fuera de lugar, como cuando se anuncia la muerte de uno de los dos amigos, noticia que empuja a los dos amantes restantes a consumar su amor, sólo para que a la escena siguiente se nos informe que el mortal anuncio no fue más que una inocente equivocación y así los pobres amantes vuelvan a estar nerviosos... Se entiende que la presencia del tercero era un impedimento, moralmente hablando, para los otros dos en tierra, pero vamos, ¿se puede ser más desprolijo?
Lo cierto es que "The Manxman" trata sobre calvarios involuntarios y desafortunados que goza de grandes y excelentes escenas y de un final realmente triste, de notable magnitud trágica, sin ningún triunfador, y es que, a pesar de todos los reproches narrativos, de todas formas me encantan estos entuertos románticos bigger than life que presentan amores imposibles, tormentos tempestuosos y sufrimientos inacabables. Además, Hitchcock dirige muy condenadamente bien: sus imágenes tienen toda la potencia de la que carece el guión, aunque como éste es irregular, el relato es un compendio de buenas escenas y sobrecogedores conflictos mal hilados, si ya digo que como película "The Manxman" es efectiva y cumplidora nada más, pero dentro de todo me ha logrado cautivar. No es tan buena en la misma medida que "Downhill", "Champagne" o incluso "Easy Virtue", pero me ha cautivado.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...