miércoles, 12 de abril de 2017

Down Terrace - 2009


Director: Ben Wheatley

Ahora que Lana del Rey reveló la portada de su próximo disco, Lust for life, confirmo la impresión que me ha dado este último tiempo: Lana del Rey ha dado un giro hacia, cómo decirlo, la alegría, o al menos eso sugiere la mencionada portada, que por primera vez la muestra con una bella sonrisa (a diferencia de las portadas de Born to Die, Ultraviolence y Honeymoon, que por lo demás son sensacionales), y aunque en contados videoclips anteriores se le ha visto sonriente y contenta, el último que lanzó, Love, ciertamente desprende vibras más positivas y optimistas, más dulces e inocentes (lejos de la onda depre, existencialista y amarga que se le conoce, aunque en el fondo nunca ha dejado de ser un amor y un encanto), ¿no creen?, sin mencionar el trailer de Lust for Life, una especie de declaración de intenciones (con un delicioso aire retro serie B) en la que señala, si recuerdo bien, que a veces basta sólo con tener buenas intenciones y un buen corazón para mejorar el mundo, el caos exterior. Habrá que esperar al resto del álbum para sacar conclusiones, pero, en cualquiera caso, soy un incondicional de Lana del Rey: es una artista de verdad, inevitablemente todo lo que hace es genial, digno de admiración. Una lástima que James Franco no haya lanzado su libro sobre Lana del Rey, o al menos nunca me enteré de que oficialmente haya salido al mercado (lo único que supe era que "en los próximos meses saldría al público", y de eso hace más de un año). Como sea, me puse a ver una película que tenía largo tiempo aparcada. Así es, "Down Terrace", la opera prima de Ben Wheatley, que va a dirigir la adaptación cinematográfica de Hard Boiled, el ultraviolento cómic de Frank Miller.


Seré breve, seré preciso, incluso seré seco. Seré como "Down Terrace", una película narrada y rodada sin artificios, sin trucos ni trampas, sin alardes de estilo, más bien directo al grano, de manera glacial, despiadada, con una puesta en escena cruda y desnuda, salvaje a la vez que austera, brutalmente ambigua y moralmente violenta, y con un brillante y negrísimo sentido del humor, nada que ver con la estilización de Tarantino o incluso de los Coen (más bien cercano al estilo de la trilogía "Pusher" de Nicolas Winding Refn, a quien mencionaremos otra vez dentro de poco). "Down Terrace" narra las tribulaciones de un padre y un hijo que acaban de salir de la cárcel y que, a la vuelta a casa, deciden buscar quién demonios fue el traidor que los delató a la policía, todo mientras intentan dirigir una organización criminal y acomodarse a la trastocada dinámica familiar. Pero la paranoia y, francamente, la estupidez de los involucrados harán que su vuelta a la libertad se torne en una hilarante y delirante espiral de asesinatos cada cual más gratuito e innecesario que el anterior. Ben Wheatley nos introduce en la cotidianidad de estos personajes para que veamos de primera mano lo que es la peor podredumbre y vileza humanas, con personajes que son en apariencia ciudadanos comunes y corrientes (el asesino que debe cargar con el hijo para todas partes es fenomenal) pero que en el fondo son profanos animales salvajes que no dudan en arrasar con lo que sea para conseguir lo que quieren, lo cual nunca queda muy claro por rozar siempre con lo absurdo. Lo único que no me gustó fue el desenlace básicamente porque me parece demasiado repentino para su propio bien, tan abrupto que me resulta inverosímil (supongo que faltó mayor construcción de la embarazada, que de una escena a otra es ¿toda una fría y calculadora asesina? Por favor...). (Y con respecto a la acción del hijo, creo que ésto quedaba mejor construido en "Pusher II", de Nicolas Winding Refn). (Y, por último, para aclarar: no me parece tan inverosímil la acción del hijo, después de todo saltaba a la vista que para allá iban los tiros, sino que lo que desencadenó tal acontecimiento: hasta una galleta de la fortuna habría sido más creíble). Pero todo lo anterior, los personajes (la madre también es fenomenal, quizás sea el mejor personaje de todos), las escenas, las matanzas, las discusiones, el tono decididamente distanciado e irónico, entre enfermizo y normal, me pareció deslumbrante, muy bien hecho.
Excelente película, sí señor.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...