jueves, 27 de abril de 2017

Feud: Bette and Joan


Creadores: Ryan Murphy, Jaffe Cohen & Michael Zam

Tuve un sueño extrañísimo anoche, pero no se preocupen, no se trata de barristas colgando personas en plena vía pública ni nada por el estilo, sólo de una incomprensible y delirante mezcla de "Rick y Morty", "Impractical Jokers", "Jeune et Jolie" y gente de la vida real mía. ¿Qué pasaba? Realmente no recuerdo ni jota, sólo sé que de repente estábamos todos cayendo por una especie de hoyo negro y que Murr (de "Impractical Jokers") se transformaba en una especie de hurón y todos nos reíamos. De hecho yo me desperté riendo; no a carcajadas, pero riendo (silenciosamente). Con todo, mi sueño no es más ridículo que el nuevo embutido de la fábrica de salchichas del señor Ryan Murphy, empeñado en convertir a FX, otrora respetable cadena televisiva, en su cagadero personal, en una pelela donde caga, mea, escupe y vomita a gusto. Por si no se han dado cuenta, ocuparé este día en interrumpir mi insustancial puesta al día de Cannes 2017 para hablar de dos series de mierda que vaya a saber Dios por qué tuve el valor de ver.


Si quisiera saber chismes y cahuines, los secretos detrás de cámara y todas esas cosas, mejor me pongo a leer alguna autobiografía o biografía autorizada de las personas directamente involucradas, así al menos nos evitamos el empalagoso y ampuloso despliegue visual que será muy impresionante para el vulgo (epatar a la galería: el objetivo principal, y para nada difícil) pero que no deja de ser vacío en contenido, integridad y emoción, y nos adentramos de lleno en los hechos y en la interpretación dada por la estrella en cuestión y no por viles terceros de intenciones más que cuestionables. Desde luego que no vi "Feud" para enterarme del detrás de escena, ¿entonces para qué vi sus ocho (auto)complacientes episodios? ¡Ya les digo que eso no lo sabe ni Dios! Como sea, "Feud" no es más que un superfluo y meloso, en el fondo una fuente de declaraciones y enunciados de buena crianza y políticamente correctos fabricados para contentar a los grupos sociopolíticos que dictan la correcta moralidad en las redes sociales, y ciertamente lujoso anecdotario que revolotea alrededor de la rivalidad entre Joan Crawford y Bette Davis durante y después de la producción y rodaje de "What ever happened to Baby Jane?". El impresentable de Ryan Murphy, como buen chanta que es, te venderá la pomada y dirá que "Feud" es una honesta y emotiva mirada a cómo dos grandes actrices fueron convertidas en el juguete de los estudios, dominados por hombres, que no estaban ni ahí con la dignidad en tanto profesionales y mujeres hechas y derechas de las mentadas actrices. Cualquier compadre con dos dedos de frente se puede dar cuenta de hacia dónde van los tiros de esta manipuladora y repetitiva trivia para toda la familia que cada semana pontifica y pontifica (pontifica y vencerás) sin reflexionar sobre el tema, y parece que el presidente de Embutidos Murphy Ltda. se queda contento con ello, lo cual explica la falta de tratamiento en el retrato de la época, de los personajes y de los conflictos, todos igualmente planos, sin evolución y absolutamente intercambiables, meros instrumentos para un el aleccionamiento fácil, para la moraleja barata. Quizás el brillo de la "impecable", "perfecta" y "detallada" ambientación impidan que el resto note su falta de carisma, personalidad y discurso (pero un verdadero discurso, no un compendio de frases sacadas del manual de modales del s. XXI). No me extrañaría en todo caso. Sólo el octavo episodio (descontando la escena surreal en donde Joan Crawford cena con Hedda Hopper y Jack Warner y todas las escenas de una negativamente recargada Susan Sarandon) ofrece un tratamiento medio decente de la figura de Joan Crawford, de su trágico declive y caída en la espiral de la locura y el olvido. El resto no es más que un manual (otro más) de "¿Cómo hacer que tu embutido, quiero decir tu producto audiovisual triunfe en la era de las redes sociales modernas?", el cual no tiene ningún capítulo dedicado a cómo ofrecer una historia con calidad e integridad, pero qué se puede hacer, algunos sólo quieren rating o aparecer en los treding topics, y, por lo demás, hacer una historia de calidad e integridad no se aprende en la página de ningún libro ni mucho menos en la mugrosa sala de ninguna puta escuela. Y ya no quiero referirme a las patéticas e irrisorias secuencias en donde se tenía el atrevimiento de recrear las escenas del filme de Robert Aldrich, con una Susan Sarandon que no le llega ni a los talones a Bette Davis y una Jessica Lange que, ciertamente, tampoco está a la altura de ese monumento de actriz que es Joan Crawford. Pero bueno, Murphy lo ha vuelto a hacer y no se detendrá por nada del mundo: ya se ha confirmado que la segunda temporada tratará sobre gente de la monarquía o realeza o como mierda se diga de Inglaterra o Gran Bretaña o Reino Unido o como usted prefiera, su alteza. Yo me evitaré el sufrimiento.
¿Lo mejor? Mamacita, la ayudante de dirección de Robert Aldrich y el Robert Aldrich de Albert Molina. Oh, y Catherine Zeta-Jones, por supuesto.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...