lunes, 15 de mayo de 2017

Flandersui gae - 2000


Director: Bong Joon-ho

Qué locura el quinto episodio de la tercera temporada de "The Leftovers", ¿eh?, ¡y qué chiste más sucio el que cuenta Matt! Esta tipa quedó boquiabierta (3:25), y no es para menos, ¿eh? A propósito, y refiriéndome al episodio de la semana pasada, ¿recuerdan el descompuesto rostro de Justin Theroux cuando mira el teléfono y se da cuenta de su equivocación?, ¿no se les partió un poco el corazón con su desamparada expresión, esa triste mirada? Viejo, él y Carrie Coon, otra actriz de fuerte carácter, hacen una potente pareja. Pero cambiando de tema, la opera prima de Bong Joon-ho es "Barking Dogs Never Bite", y con ella cerramos el breve e incompleto repaso a la filmografía del coreano, pues en el tintero nos dejamos "Mother", la cual comentaremos probablemente cuando "Okja" esté disponible, por allá en Junio, es decir el otro mes...


Interesante y llamativa película es "Flandersui gae", ciertamente curiosa, una comedia negra en donde el ladrido de un perro desencadena acontecimientos extraños y con cierto toque de surrealismo. Podríamos decir que las intenciones de Bong Joon-ho con su opera prima apuntan hacia dos direcciones que, afortunadamente, logran confluir y complementarse: la primera intención es más bien discursiva, pues el ladrido del perro, además de los extraños y desconcertantes acontecimientos, provoca una serie de cambios personales y morales en el puñado de personajes que revolotean dentro y fuera del nido de concreto en el que viven, construyendo una suerte de ácida crítica social que puede apuntar a la hipocresía de la gente, a las relaciones interpersonales del hombre moderno y la mujer del nuevo siglo, a la variedad de caracteres que componen el paisaje social coreano y lo desigual de sus interacciones, a la obediencia o enfrentamiento hacia el sistema, a los comportamientos como reflejo de una sociedad, etc.; basta con decir que Bong Joon-ho compone, más allá de las excentricidades y extravagancias, un amplio mapa de la idiosincrasia surcoreana. Por otro lado, la segunda intención es más bien formal y narrativa, pues podríamos considerar a "Flandersui gae" como un ejercicio de estilo, un relato tragicómico de equívocos y malentendidos, una comedia negra que más que buscar la gracia de las variadas ocurrencias, busca transmitir la ironía de la extrañeza, el sarcasmo del sinsentido existencial de personajes que no se encuentran a sí mismos y que no saben en dónde están parados. Durante la primera fracción, específicamente hasta la escena en la que el conserje le cuenta a un colega suyo, durante seis largos y cansinos minutos, la historia de un legendario plomero y cómo murió y dónde se encuentra su cuerpo, se puede acusar una falta de coherencia y consistencia por parte del guión y de la realización del director, una narración dispersa y un tanto vaga, no particularmente pesada o insustancial pero de claros altibajos, indecisa entre una atmósfera onírica o un retrato semi-realista, sin embargo pasada esa escena los distintos elementos narratológicos comienzan a tomar forma y ajustarse a esa mezcla de crítica social y ejercicio de estilo, cuyo resultado no es para nada desdeñable, amén de conflictos bien tratados y bien resueltos, de un tratamiento entre seco y juguetón y de una completa falta de aleccionamientos o moralejas, sin solemnidad en el tono del relato.
Al protagonista lo van a odiar, pues además de ser un auténtico fracasado, es un pedazo de mierda integral, un cobarde, un lastre, un insulto como persona. Pero bueno, a lo mejor les da pena y la compasión los hace mirarlo con ojos más comprensibles. Por mí, que se vaya al diablo.
En definitiva, una película amena, liviana y certera, y como dije, bastante curiosa. Me pregunto si a Bong Joon-ho le gusta Hong Sang-soo... En cualquier caso, "Flandersui gae" no tiene desperdicio.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...