sábado, 13 de mayo de 2017

Gwoemul - 2006


Director: Bong Joon-ho

¿Qué es lo que la gente quiere? ¿Qué es lo que la gente necesita? ¿Qué es lo que la gente no sabe que es imprescindible en sus vidas? ¿Qué puede convertirse en un bien para la humanidad? ¿Qué puede cambiar la vida de las personas? ¿Qué puede, en definitiva, marcar la diferencia? Estas son las preguntas que debe formularse quien busque alguna forma de subsistir en el mundo tal cual se mueve hoy en día. Las respuestas no son fáciles de encontrar, requieren trabajo y, llegado el punto, algo de suerte. Lo cierto es que Instagram fue comprada por Facebook en mil millones de dólares y Whatsapp, oigan bien, fue adquirida por la misma compañía, la del tipo de apellido azucarado, tras haber pagado 19 mil millones de dólares. ¿Entonces? Hay que crear una aplicación-red social, tener éxito con ella y esperar a que te compre algún gigante dispuesto a pagar esas astronómicas cifras (en serio, ¿de dónde demonios sale tanto dinero?). Y a partir de entonces, descansar, nadar en una piscina llena de billetes, qué sé yo. ¿Tienen alguna idea que me quieran comunicar? Les prometo ser discreto, je, je... Dejando de lado las fantasías, el surcoreano Bong Joon-ho también estará participando en la Selección Oficial de Cannes 2017, con "Okja", una película que, creo, tiene que ver con un monstruo o algo así, razón por la cual todos la han relacionado de inmediato con "The Host", la de ahora, que también es de un monstruo y, no me queda claro el porqué, ha sido alabada con desmesurado entusiasmo. El asunto es que me dije, "si vamos a ver algo de Bong Joon-ho, partamos por esa que todos aman".


He de decir que llegué a ver "The Host" con la idea de que era una soberana estupidez.
Tampoco es que ahora haya quedado vuelto loco, impresionado, extasiado ni nada similar, pero me ha gustado, quizás porque como llegaba con prejuicios y sentencias tan negativas...
No obstante, que no se diga que el director no coquetea, deliberada y descaradamente, con cierto tono autoparódico bastante innecesario y contraproducente: por momentos de verdad parece que Bong Joon-ho se está divirtiendo a gusto a costa de nosotros más que narrando como corresponde, pero qué puedo decir, ésa es, precisamente, la propuesta de "The Host": mezclar lo absurdo con lo... ¿sublime? Sirve para despejar la mente un rato, pero no para afirmar con vehemencia que estamos ante una obra maestra, por dios...
De todos modos estamos ante un simple pero efectivo entretenimiento y/o divertimento en donde un monstruo producido por desechos tóxicos vertidos negligentemente (la negligencia por antonomasia la encontrarán en la primera escena de la película) aparece en un río y deja la grande cuando comienza a atacar y a comerse a las personas. Llegan las autoridades, la gente corre y grita y pone esas caras tan graciosas que ponen los coreanos, y el hilo conductor recae en un tipo, un verdadero inútil (así acabaré siendo yo, creo, con la diferencia de que yo al menos tengo un blog y, creo, no soy tan tonto, aunque... ¿sería igual de valiente?), cuya hija es atrapada por el monstruo en cuestión, así que tendrá que salvarla sea como sea. Los obstáculos, aparte de la criatura esa, son puestos por las autoridades, cuyo actuar es el epítome de la incompetencia e imbecilidad. Y para qué estamos con cosas: ¿un sujeto al que nadie le tiene respeto encuentra al monstruo antes que los militares con todas sus máquinas de última generación? No suena muy verosímil... pero como digo, la cosa no está para tomarla en serio.
"The Host" es una película solvente y efectiva que cumple con los requisitos que al parecer se le pide a todo relato de monstruos o desastres químico-ambientales masivos, es decir: erigirse como una especie de alegato en contra de las desastrosas políticas industriales, de los procedimientos gubernamentales o militares o de cualquier autoridad "competente"; y de paso ofrecer algún tipo de drama familiar en donde toda discrepancia encuentre sanación al unir fuerzas contra el enemigo de turno, además de la catarsis, la redención y la autosuperación. A mí me ha dejado algo indiferente todo este rollo, pero oigan, sirve para estar atento a lo que sucede en pantalla...
Yo sentí un poco de lástima por el monstruo, pero cuando se trata de venganzas, los coreanos son implacables... aunque siempre acaben llorando porque se les envenenó el alma o qué sé yo... o no.
Me he entretenido con "The Host", y para alguien que pensaba que iba a ver una basura sangrante, oye, al final no ha sido tan malo.
En todo caso, que no se diga que Bong Joon-ho no es un buen realizador, pues, a pesar del desenfadado y festivo tono que la película mantiene durante casi todo su metraje, hay escenas resueltas y ejecutadas de manera sensacional, ya sean sutilezas (como cuando al inicio se hace la transición de las botellas tóxicas al río), imágenes poderosas o momentos de mayor envergadura. Si Joon-ho se pusiera un poco más serio, su indudable talento podría lograr altas cotas de cinematografía. Eso lo averiguaremos viendo "Memories of Murder".
Y como "The Host" no puede ser todo en la vida, continuemos con otras cosas...

4 comentarios :

  1. ¡Ah, finalmente una que sí vi! Aunque fue hace unos años, en la secundaria, y la pasaron en el autobús durante una excursión, por lo que no le puse mucha atención, pero al menos recuerdo el inicio y el final. A todo esto, ¿cómo le haces para escribir entradas sustanciosas a diario? Yo he fracasado rotundamente en mantener a flote los blogs que inútilmente he creado y desechado. ¡¿Cuál es tu secreto?!
    En fin, recuerdo que The Host no me gustó en su momento, pero la escena del inicio y cuando el monstruo se aparece en la superficie por primera vez se me hicieron interesantes. Quizá ya es momento de echarle un nuevo vistazo.
    También, ya que has comentado infinidad de películas, me ha dado curiosidad: ¿tienes alguna favorita?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, mi secreto... Je, je... No sé, yo diría que tener mucho tiempo libre, como soy una sanguijuela que no trabaja ni estudia, tengo tiempo para nadar, rascarme las pelotas y, ciertamente, ver hartas pelis. Pero supongo que lo verdadero es que este blog ha sido lo único realmente mío que he hecho, que nadie me ha dicho que hiciera, que de repente me surgió la idea viendo otros blogs y lo hice, así de la nada, sin saber cómo... Lo cierto es que me gusta hacerlo.
      Lo gracioso de la escena en que ataca el monstruo por primera vez es la manera tan descarada con que se resuelve, sin tanto artificio, sólo este bicho raro corriendo de forma extraña en dirección a uno. El resto es pasable como entretenimiento, pero no le veo los hallazgos cinematográficos que se le atribuyen con tanto entusiasmo.
      Con lo de las favoritas me voy a quedar corto, jaja, por desgracia se me olvidarán algunas que espero que no me odien por la omisión:
      -El cine de Hal Hartley me encanta; me encanta su filosofía nihilista y cruda, descreída y crítica pero a la vez vulnerable. The Unbelievable Truth, Trust, Simple Men, Amateur, Henry Fool, No Such Thing... obras maestras.
      -Last Life in the Universe de Pen-ek Ratanaruang es una maravilla con todas sus letras.
      -Podría mencionar quince o veinte obras maestras de John Ford, un maestro de maestros, un genio entre genios. He comentado casi sesenta pelis suyas, a veces me sorprendo de mi disciplina y determinación.
      -Qué decir del cine de Rainer Werner Fassbinder, de esa intensidad, de ese ritmo incansable, de esa sensibilidad brutal y feroz...
      -Kasaba, Nubes de Mayo y Uzak, sumado a Érase una vez en Anatolia, de Nuri Bilge Ceylan, también es un cine bellísimo.
      -Desde luego, los fieles Tarantino, Kubrick y Paul Thomas Anderson, con Reservoir Dogs, Pulp Fiction, La Naranja Mecánica, 2001, Full Metal Jacket, Boogie Nights, Inherent Vice, Magnolia...
      -Y bueno, así sueltas, La Grande Bellezza, The Counsellor, Antes que el diablo sepa que has muerto, Little Odessa, Two Lovers, una estonia que se llama The Temptation of Saint Tony, por supuesto que The Neon Demon, Mad Max 2, Imitation of Life, All that Heaven Allows, The Tarnished Angels, Fucking Amal, Collateral, L'Ultimo Bacio, y esto seguro que muchas otras se me quedan...
      -Cómo es que casi se me olvida la Trilogía Apocalíptica Adolescente de Gregg Araki, con Nowhere que es mi favorita, o esa obra maestra que es Mysterious Skin, que no es de la trilogía pero merece ser nombrada.
      -Calamari Attitude, de Aki Kaurismäki, es subversión y mala leche pura y dura, es un golpe en las pelotas a los malditos domesticados.
      ¡Saludos! Como siempre gracias por pasar y comentar.

      Eliminar
    2. Damn, suenas como un maestro que tuve: conocía todas las películas que pudieras mencionarle y más, y de hecho su favorita es Trust. ¿Cuántos años dices que tienes? Je, je.
      Una gran lista la que has compartido; me han entrado unas ganas de reventarme las retinas y aplanarme el trasero frente al monitor que no te imaginas. De hecho lo voy hacer.
      ¡Saludos y que siga en pie tu enciclopédica pasión cinéfila!

      Eliminar
    3. Jaja, tengo veintitrés añitos...
      Hal Hartley es un genio, uno de los autores más infravalorados del cine, sus películas son maravillosas.
      Con el tiempo libre que tengo yo también debería hacerlo, pero aún sigo siendo muy desordenado. Sería más fácil si viviera aislado, pero bueno...
      A seguir viendo, compartiendo y descubriendo cine se ha dicho.
      ¡Saludos!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...