martes, 13 de junio de 2017

Army of Darkness - 1992


Director: Sam Raimi

Nueve años después de la primera y cinco después de la segunda, Sam Raimi estrena la tercera y última parte de la célebre y mítica trilogía de "The Evil Dead", titulada "Army of Darkness". Y así como si nada hemos saldado una larga deuda, sí señor. En otras noticias, yo no me preocuparía por un amistoso; al contrario, los amistosos están hechos para equivocarse y corregir cosas, tanto histerismo de la gente me pone enfermo, especialmente por la manera en que le lanzan dardos a Johnny Herrera, quien, en efecto, pudo haberlo hecho mejor, pero incluso aunque lograra un desempeño perfecto lo criticarían en este país de hipócritas: ser el portero, capitán e ídolo de la U, de la gloriosa Universidad de Chile (el club, por supuesto; al demonio la institución de educación superior), en un cochino país de mayoría colocolina es algo que siempre jugará en su contra y en cualquiera identificado con los colores del más reciente campeón (¿por qué creen que vapulean tanto a Sampaoli?, ¿porque la gente acá es muy correcta y un ejemplo de ética? No me hagan reír... si hubiera triunfado con colo-colo le perdonarían cualquiera cosa y hasta le celebrarían sus bullados métodos profesionales: "la viveza del campeón"). En cualquier caso, ojalá la Selección haga una buena Copa Confederaciones (porque dudo que vaya a volver a participar en otra).


Maldita sea, el fútbol me distrae y me confunde las ideas... ¡¡MALDITA SEA!! Ja, ja, ¿qué demonios iba a decir?
En esta tercera parte Sam Raimi tira la casa por la ventana, pone toda la carne en la parrilla y hace una película de aventuras de corte fantástico, por supuesto que sin escatimar en la dosis de humor (auto)paródico (pero del que actúa como homenaje) y terror (terror como temática más que como efecto, diría yo), y qué puedo decir, le sale absolutamente genial y memorable. "Army of Darkness" es una película grandiosa, qué se puede decir al respecto. Es grandiosa por muchos motivos. Uno de ellos, pienso yo (y acá habla alguien no muy curtido en el cine de aventuras ni tampoco en el fantástico), es ser, esencialmente, y perdonen si peco de redundante, una película de aventuras... y no es para menos, que hubiera sido fácil simplemente hacer uso del escenario medieval y meter con calzador el cuento de los demonios, pero no, Sam Raimi transforma su argumento de demonios versus humanos en un relato de caballeros, de sabios, de búsquedas, de libros encantados, de grandes batallas finales (en serio, impresionante la batalla final), respetando los códigos del género pero tiñéndolos de comedia de horror, dotándolos de su festiva y avasalladora actitud tan característica, transformándolo en su propia fiesta de cinefilia pura, pero también erigiéndose como una experiencia totalmente independiente y coherente. Porque sí, "Army of Darkness" actúa como ¿final? de esta saga de demonios intentando doblegar a Ash, pero también es una película, qué sé yo, sobre la hermandad de los pueblos y las gestas heroicas, o simplemente sobre el bien contra el mal. En cualquier caso, no paren de contar con escenas antológicas (como la del pozo o la del hechizo errado, con una hilarante n-word incluida, ¡y sólo les menciono dos!), una dirección digna de los mejores y la carismática presencia de Bruce Campbell, pero sobre todo, con una mente capaz de transformar una broma de mal gusto (lo que no es necesariamente malo, por favor) en un sublime ejemplo de cine de género.
Me pregunto si alguna vez el cine del que Tarantino es dueño, el New Beverly Cinema (que proyecta películas en 35mm y, por lo general, en programa doble: un imperdible si es que alguna vez se visita la ciudad de L.A.), ha exhibido la trilogía de "The Evil Dead". Respuesta: sí lo ha hecho. Un grande Tarantino, ¡y que siga luchando por las salas de cine y el cine en el que cree!

5 comentarios :

  1. Ahora la pregunta del millón: ¿con cuál final te quedas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta más el final de la primera. Creo que el final de ésta es sólo para la versión gringa y que para otros mercados el final era diferente. En cualquier caso el de la primera lo siento más coherente (sin que esté criticando los otros dos) en el sentido de que deja la puerta abierta sin "pasar por alto" el metraje previo. El final de la segunda y la tercera es más como el inicio de otra película, con guiños a lo anterior pero con códigos nuevos. ¿No hubiese sido genial un "Evil Dead" al estilo Noir, como una historia de detectives con los demonios como malos y Ash como investigador privado? Esto es más loco, pero un crossover entre Mad Max y Evil Dead hubiera sido monumental. Oh, basta de soñar...

      Eliminar
    2. Habrá que ver la serie eso sí, que ya van dos temporadas y ahora si que no tengo excusa para posponer el visionado.

      Eliminar
    3. Oh, nunca se me habría ocurrido ese crossover, pero tiene mucho sentido con el final no-gringo de esta película... ¡Diablos!, me ha dado una erección mental que amenaza con volverse física a lo largo del día...

      Eliminar
    4. Jajaja, ojalá haya sido un buen día...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...