domingo, 29 de octubre de 2017

Do the Right Thing - 1989


Director: Spike Lee

No es mi intención hacer un repaso a la filmografía de Spike Lee, pero hace tiempo que tenía ganas de ver otra vez "Do the Right Thing" y pensé que el revisionado sería buena ocasión para echarle un ojo, por vez primera, a otras películas suyas hechas antes del 2000, que es el período en el que se encuentran, con permiso de "25th Hour" y "Inside Man", sus mejores y más interesantes trabajos. Sólo serán cinco filmes, y ya llevamos uno, así que quedan cuatro. Por lo demás, y para poner la innecesaria observación negativa del día, dudo que Spike Lee vuelva a ser el gran director que alguna vez fue. Mañana, eso sí, hablaremos de "The Deuce".


La gente se equivoca.
La gente se equivoca cuando discute sobre si Mookie, el repartidor de pizza interpretado por el mismo Spike Lee, hizo lo correcto al lanzar el basurero al ventanal de la pizzería de su jefe, un temperamental italoamericano en barrio de negros. O si este último, llamado Sal (interpretado magistralmente por Danny Aiello), hizo lo correcto al destruir la radio del matón de Radio Raheem (que mide 1.94 metros), o si Radio Raheem hizo lo correcto al intentar matar a una persona sólo por una estúpida radio y una estúpida canción que disfraza su orgullo y odio racista bajo un mantra de justicia y lucha social (Public Enemy dice que Elvis Presley era racista... B. B. King dijo que no había una gota de racismo en él... decidan ustedes... a lo mejor era la excusa de los primeros para pasarse por el orto un ícono blanco, ¿o no?), o si el gritón de Buggin' Out hizo lo correcto al ofenderse porque un restaurante italiano tiene una pared de la fama llena de celebridades de ascendencia italiana, o si la gente del barrio hizo lo correcto al destruir y vandalizar la clásica pizzería de la cuadra haciéndolo pasar por declaración de intenciones, por protesta, o si... bueno, así podríamos seguir eternamente.
La gente, definitivamente, se equivoca: nadie hizo lo correcto, ningún personaje hijo de puta actuó bien. Cualquier justificación es hilar fino, es cobarde corrección política, es ser complaciente e indulgente. El título le habla al espectador, lo encara, le dice que sea diferente, que sea mejor: que, en palabras simples y siguiendo la dicotomía expresada por el director, elija el amor y no el odio: que hable con amor, que obre con amor, que piense y mire con amor, que trabaje con amor, que ame con amor, que viva con amor... que deje el odio para los matones que imponen su propia "cultura" al resto y que reducen la misma a un par de objetos materiales o símbolos (una radio, una lengua, un lazo sanguíneo, una tonalidad), para los desgraciados que desprecian a los otros sólo por su color de piel o quién sabe qué rasgo diferenciador, para los tontos cuyas mentes están ahogadas en prejuicios. En cualquier caso, Spike Lee sabe que no hay espacio para cursilerías y que la vida real es mucho más complicada que lo anterior, por ende, "Do the Right Thing" es una película increíblemente compleja y de ella se seguirá hablando, y mucho y variado, durante quién sabe cuánto tiempo más: está tan llena de detalles, de ambigüedades, de contradicciones, de intenciones, de reflexiones, de discusiones, que es imposible referirse a ella en un par de párrafos.
Se puede discutir de la cuestionable metáfora de la pared de la fama italiana siendo incendiada y reemplazada por una foto de Malcolm X y Martin Luther King, Jr.; de los "hermanos" más preocupados del "estilo" que de los verdaderos problemas de la comunidad (¿me van a decir que Radio Raheem era un aporte, un líder positivo?); de las contrastadas citas finales de los líderes recién mencionados, la validez o inmoralidad de la violencia, el precio del entendimiento; de si negarse pacíficamente a un trato segregacionista es lo mismo que recurrir a una violencia originada en un odio racial; de las intenciones y verdaderas opiniones del director, mucho menos conciliadoras de lo que su película pretende aparentar; de por qué son las personas comunes y corrientes las que acaban ensangrentadas y hundidas bajo el polvo, por qué los iguales son los que se dan los peores golpes; de la facilidad con que un policía mata a un sujeto que estuvo a punto de matar a otra persona y que luego es convertido en poco menos que un mártir... Se puede discutir de tantas cosas sobre esta película y aún así nunca estaremos de acuerdo, para qué estamos con cosas. Pero es una película que te obliga a pensar, a reflexionar, a debatir: es una película incendiaria, rabiosa, furiosa, contundente, cruda, personal y absolutamente genial.
¿Y de qué trata? De nada específico: la acción transcurre a lo largo y ancho de un caluroso día de verano en un barrio negro de Brooklyn (los elementos disonantes, si es que la presencia de "otros" es algo malo, son el restaurante italiano y una tienda regentada por coreanos que apenas hablan y entienden inglés), durante el cual veremos a los vecinos pasear, vagar, trabajar y hablar mientras, bajo un sol salvaje, se cuece a fuego lento una palpitante e irremediable tensión racial en donde no quedará títere con cabeza. Spike Lee dirige con pulso firme, con fluidez, con una personalísima cámara, con conocimiento de causa, adentrándose en la vida de estos variopintos personajes y de las calles del barrio, y el tremebundo, memorable y brillante tramo final, ese brutal in crescendo dramático que apenas te deja respirar durante treinta minutos ininterrumpidos, es de lo mejor que alguna vez van a ver en toda su vida.
Así es "Do the Right Thing", damas y caballeros de todas las edades, colores y orientaciones, y ya van a pasar casi treinta años de su estreno. ¿Algo ha cambiado? No se guarden sus opiniones.
Paz...

2 comentarios :

  1. Ciertamente el único que hizo lo correcto aquí fue el director, por no dar respuestas ni lecciones, a no ser que se considere la lección de cómo hacer cine trepidante, pulsante y trascendental sin costuras. Una de mis películas favoritas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de las opiniones que pueda merecer, siempre es de agradecer que existan directores como Spike Lee. Cine valiente, arriesgado, coherente... Yo también la consideraría una de las grandes películas de la historia.

      Eliminar

Vamos, dime algo, así no me vuelvo loco...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...