martes, 28 de septiembre de 2021

60

 

Hoy nos íbamos a juntar al mediodía en el Bar Academy para retirar nuestros diplomas y luego irnos a comer algo por ahí, como mini celebración por el logro conseguido. Ayer el profesor avisó que no podría porque debía llevar a su gato a la veterinaria, y otra compañera preguntó si se podía ir a buscar otros días. Conclusión: parece que la cosa se desarmaba. No nos íbamos a poner a llorar en todo caso. Hoy me quedé dormido; desperté, justamente, al mediodía. Me sentí un poco mal porque pensé que a pesar de las ausencias igual los demás asistirían a la hora pactada, pero ya nada había que hacer. Cuando llegué al Bar Academy, sin embargo, me encontré con otro compañero, con el que estaba más contento y entusiasmado la semana pasada. Mi diploma estaba, el de él no. Luego hablamos de esto y lo otro, nos fuimos enterando de que los demás también se habían quedado dormidos y dormidas, al final, claramente, a todas luces, sin ninguna duda, no hubo salida a comer. En el fondo es mejor así porque nos ahorrábamos el dinero.

Y la gran noticia es que tengo trabajo. Ayer me llamó un jefe de barra de un lugar cerca de donde iba a nadar, hoy fui a las 15 horas, hablamos, acordamos, etc., mañana comienzo mi vida laboral como bartender. Son horarios rotativos pero comenzaré en los turnos que van de 9am a 17pm, que son menos intensos que los nocturnos (de 17pm a 1am-2am). Será un mes de prueba, así que espero hacerlo bien porque, no lo sé, para mí fue medio difícil encontrar trabajo, así que si al final no me contratan qué demonios hago, qué demonios digo después: "trabajé un mes pero no me contrataron por esto y lo otro", no parece lo mejor para eventuales o potenciales entrevistadores. Claro, pasó una semana desde que aprobé el curso, quizás para algunos les parezca que encontré trabajo rápido. La verdad es que no lo sé, yo no sé nada del mercado laboral, lo único que sé es de cine y de cómo demonios debe hacerse una buena película. El jefe de barra me dijo que ha estado difícil encontrar bartenders. Todo el mundo encuentra difícil lo que está haciendo al parecer, porque me consta que se viene una ola de bartenders, si los cursos se llenan ¡POR DIOS! Pero bueno así es la cosa: tengo trabajo, un nuevo obstáculo superado. Primer obstáculo: inscrito en el curso, ¡listo! Segundo obstáculo: aprobar el curso, ¡listo! Tercer obstáculo: encontrar un maldito trabajo, ¡listo! ¿Cuarto obstáculo?: Trabajar bien, por favor, no cagarla, por favor, ser un buen empleado, por favor. En el fondo: superar el primer mes de prueba. Luego de eso, quizás pueda sentirme más tranquilo y quedarme un año o dos para tener los "mínimo dos años de experiencia" que te piden en locales mejor pagados. Al menos tengo sueldo seguro por un mes. Buen sueldo, debo agregar. Y me queda cerca de la casa, buenas condiciones.

Si bien me estoy estudiando la carta, aprendiendo los cocktails que no estaban en mi taller y repasando los que sí estaban y están ahora en el menú, me daré el tiempo de hablarles de un cómic, un sólo cómic, que leí el otro día, afligido porque nadie me respondía mis currículums.


El cómic en cuestión (o novela gráfica si así lo prefieren, señores franceses) es "Píldoras azules", de Frederik Peeters, autor suizo. Por cierto, la población de Suiza es la misma población de la ciudad de Santiago (de Chile). Re loco, che. Bueno, el caso es que ya había leído algo de Peeters antes, un cómic titulado "Paquidermo", muy interesante, sí, aunque no me dejó particularmente impresionado. La película más reciente de Shyamalan, "Old", se basa, de hecho, en un cómic de Peeters. Ahora bien, "Píldoras azules" es una novela gráfica muy alabada, y veo el porqué. A mí me gustó, aunque no me dejó particularmente emocionado ni entusiasmado, la simple y a veces algo ingrata sensación de haber leído algo bueno, pero no memorable. Será que Peeters y yo no nos llevamos bien.

Como sea, "Píldoras azules" es una historia autobiográfica que narra la relación entre el protagonista, el mismo Peeters, y una mujer seropositiva, madre de un chico también seropositivo. El cómo se conocieron, el cómo comenzaron a ser realmente más que amigos, el cómo se lleva una relación amorosa entre alguien no seropositivo y una persona seropositiva, el cómo el VIH afecta la vida a nivel personal y psicológico de la persona afectada, en fin... No piensen que es una historia lacrimógena, no lo es. Tampoco es efectista ni emocionalmente manipuladora. Se retrata la relación en su cotidianidad (no obstante los saltos temporales, perdón, las elipsis narrativas), una cotidianidad llena de amor, alegría, pero también dudas y una que otra angustia. Una relación como todas las relaciones, además de la seropositividad. Visitas al doctor, al hospital, la relación entre el muchacho y el autor (que no es su padre biológico), lo que el autor piensa que el muchacho piensa sobre sí mismo y su vida, entre otras reflexiones y escenas. Es un cómic honesto, emotivo por esa honestidad sin manipulaciones, que va de lo onírico y poético a ratos hasta esa suerte de realismo más intimista que social: el autor no nos habla realmente de las estructuras sociales y políticas en torno al VIH (imagino que en Suiza tendrán el asunto mejor manejado que en otros países como, no lo sé, Chile, que aún tiene un ultraconservadurismo derechista y religioso escondido incluso en personas de, ejem, "centro-izquierda", si vieran cómo votan algunos "socialistas" en materias mal llamadas valóricas, pues sabemos que el servicio público transciende valores individuales), más bien nos habla de cómo se siente la persona afectada en su día a día, y cómo se sienten las personas que la rodean, que no se imaginan en esa situación hasta que alguien, claro, les diga: "soy seropositivo". ¿Cómo reaccionarías? Todos los que tenemos el corazón bien puesto sabemos que no discriminaríamos ni nada por el estilo, pero me refiero: cuál sería la primera reacción, miedo por alguna razón, un abrazo, pena o compasión, etc. 

Así que como digo, un buen cómic, sin nada particularmente especial o memorable en términos de arte gráfico y estructuras narratológicas, pero de una honestidad imposible de apreciar, tanto por la parte emocional como por la parte de abrirnos un poco los ojos: la mujer y el chico no viven una tragedia, no más que una persona afectada por cualquier enfermedad más complicada que las comunes y corrientes, no están condenados al sufrimiento ni al auto-desprecio, sólo tienen los mismos altos y bajos que pasamos todos en cualquier momento dado. Sí, buen cómic, se los recomiendo.

Y, si quieren, deséenme suerte. O éxito. Es la vida que se nos viene encima.

sábado, 25 de septiembre de 2021

59

 

Ja, ja, ja, tampoco hay que ser tan dramáticos, es que a veces la emoción del momento, del fin de ciclo de algo, en este caso de un curso de seis semanas, se mete en las palabras. Además los streamers de NoPixel me han acompañado (o viceversa) y he aprendido bastante de lo que es, en esencia, una suerte de telenovela improvisada, pero es que ya he hablado de ese mundo tan genialmente creado.

Este será un post corto porque no hay mucho que contar. Encontrar trabajo está resultando más difícil de lo esperado. Todos buscan bartenders con mínimo dos años de experiencia, ¡así cómo demonios uno va a obtener experiencia si no te contratan! He mandado mi currículum a quince ofertas de trabajo, me llamaron a entrevista de una sola, y de esa entrevista no me han llamado y, a estas alturas, dudo de que me llamen (lunes sería el plazo final supongo). Como mi mente es catastrofista, ya me estoy imaginando que bueno, que al final no es tan terrible no trabajar y quedarme en la casa, cuidando de las mascotas del hogar, aún teniendo que privarme de todas las cosas que podría costearme con un buen sueldo de bartender. Y claro, que el universo me odia y todo eso: que justo cuando me meto a estudiar la carrera que quería en el lugar que quería, ¡toma!, pandemia y crisis institucional/financiera de la escuela, y ahora, que justo estoy con plena disposición y ánimo para trabajar, que tomé un curso y que he seguido estudiando recetas nuevas (y repasando las aprendidas) y que he continuado practicando movimientos y eso, ¡toma!, nadie me contrata por ser un novato. ¿Será que soy un novato "viejo"? A lo mejor algunos lugares prefieren a alguien de 18-20 años sin experiencia que a un casi treintañero sin experiencia, pero qué hacer, en efecto, qué se le puede hacer. El martes busco mi diploma y con el profesor y mis compañeras/os vamos a ir a comer algo por ahí, supongo que de la búsqueda de empleo se hablará y el profesor nos dará consejos y todo el asunto. Y si no encuentro nada, a seguir siendo el mismo vago fracasado frustrado de siempre.

Al menos el hecho de no estar estudiando te quita un peso de encima, me siento más relajado y tengo ganas de leer algunos cómics, así que quizás en los próximos días, además de las (anti)novedades que surjan de mi búsqueda de empleo y comienzo de mi nueva vida, les hable de algunos cómics, para variar un poco la cosa. ¡Ah!, sobre las amigas con ventaja, al final ninguna me respondió más, ¡ja, ja!, y para qué nos vamos a sorprender, si está escrito que así serán mis días: portazo tras portazo en mi cara. Así debería llamarse este blog ahora: Portazo en tu cara.

miércoles, 22 de septiembre de 2021

58

 

Muy bien, para ser cortos y precisos: ya soy bartender. Al menos aprobé el curso de seis semanas; el próximo martes recibo mi diploma. Ahora falta otro reto: encontrar trabajo. Y luego trabajar. Y trabajar bien, ojalá sin mandarme cagadas ni todas esas calamidades que mi tan imaginativa mente imaginativamente se complace en repetir y repetir una y otra vez a cada rato eternamente sin descanso alguno ni pausas ni respiros sin parar parar parar parar. Me siento bien supongo, no tanto como para saltar de alegría, no es como que estuviera cumpliendo un sueño, pero al final del día (y durante el mismo día y al inicio del día) uno debe motivarse como sea, incluso aunque no tenga ganas ni deseos de motivarse, y claro, si tuviera dinero a raudales entonces feliz me quedaría todo el día acostado en mi cama pensando en la futilidad de las cosas, pero por ahora debo, justamente, motivarme con, no lo sé, las cosas que quizás haga con mi futuro sueldo, con el hecho de que (ojalá) tendré trabajo y que a lo mejor trabajar es entretenido, en fin, todo vale (lo único que me motivaba era el cine, ahora en cambio...). Se siente raro que ahora sí esté tan cerca de comenzar el resto de mi vida, la de un asalariado hasta que me jubile, poniendo punto final a aquellos sueños de cine que intenté varias veces, sin éxito por desgracia (la primera vez no me acompañó ni el lugar ni la gente, la segunda vez fue el puto timing). 

Acaso lo que me pone realmente contento de esto es la gente que conocí en este curso, mis compañeros y compañeras, el profesor sin duda, y no es que seamos mejores amigos ni nada, tampoco es que tengamos profundas amistades, pero no lo sé, hay que apreciar cuando uno se siente genuinamente a gusto entre un grupo de personas genuinamente bientintencionadas, podría decir que me siento inspirado y motivado por algunos rasgos de uno y de otra, yo he sido el último año y soy ahora un pozo vacío, pero como dije, ver y escuchar a mis compañeros/as hablar, aprender, aprobar, ponerse nerviosos/as o alegrarse me hace sentir bien, me hace pensar que igual puedo intentar las cosas con verdadera energía (bueno, yo las cosas las termino haciendo de todas formas, pero es mejor hacerlo con buen ánimo, ¿no?). No sé qué hará cada quien con sus vidas, pero a lo mejor mantenemos cierto contacto como colegas bartenders. Y si no, qué hacer, estoy acostumbrado a ser un lobo solitario.

Cualquier novedad, por supuesto, la recibirán en exclusiva en este mediocre blog de variedades. Quizás hasta vuelva a leer cosas, o no sé ver algo así a la rápida y hablar de ello de manera no oficial ni formal (no volveré a comentar algo de la manera en que lo hacía antes hasta que tenga la certeza que este vuelva a ser un blog de cine con todas las de la ley). O escuchar música, algo que tampoco he hecho en meses. Ya iremos viendo qué onda.

Para despedirme les dejo cuatro recomendaciones (eran más pero se me olvidaron) de cosas interesantes que no veré, pero que ustedes sí si me hacen caso:

BRAND NEW CHERRY FLAVOR

Miniserie. Es un horror-revenge-thriller con toques sobrenaturales (o supernaturales) que se ambienta en la L.A. de los noventa en el mundillo del cine. Una cineasta emergente quiere vengarse de un productor que le hizo algo muy malo, y parece que la cosa se viene brutal. Aunque me haya distanciado de las series, este título no me lo pierdo, puede que hasta tenga algo de su Nicolas Winding Refn, ¿por qué no? Por cierto, tampoco se pierdan "Last Night in Soho", lo nuevo de Edgar Wright.

STRAY

Una película sobre perros callejeros, ¿necesito decir más? No sólo se ve bellísima, sino que cinematográficamente poética y potente. Si la quieren complementar con "Los Reyes", be my guest. Ah, y se viene un videojuego titulado de la misma forma, en donde uno juega en la piel de un gato callejero que, por supuesto, debe arreglárselas en las calles por su cuenta. Imaginen: si la incertidumbre vital, existencial y moral en que vivimos día a día es terrible y sobrecogedora, pensemos en no saber qué o cómo demonios vamos a comer, protegernos del frío o siquiera vivir sin que a nadie le importemos. Imaginen todas esas pobres almas abandonadas a su suerte. Ojalá pudiera ayudarles.

SPACE DOGS


Otro documental sobre perros, este es ruso, el otro es turco, no necesito explicación. Acá tienen otro trailer más completo que el teaser dejado. Ya conocemos a Laika, la perrita callejera moscovita que fue lanzada al espacio exterior. Se dijeron muchas cosas, cosas como que no sufrió y que murió como una heroína, admirando la bella vastedad del universo, pero lo cierto es que murió horriblemente mientras abandonaba la atmósfera terrestre, asfixiada y quemada viva, sola, completamente sola, en la soledad más absoluta que se pueda pensar, rodeada del horroroso negro del espacio exterior. Dicen que su fantasma camina aún por las calles de Moscú, entre otros perros callejeros, que si contemplan las estrellas o no es un secreto que ojalá no compartan con nosotros los humanos que creemos saberlo todo.

ONLY MURDERS IN THE BUILDING


Una serie que, francamente, se ve la mar de entretenida: un misterio que resolver, un misterio que luce interesante, aderezado con sentido del humor, ritmo aparentemente ágil, narrativa ingeniosa, qué sé yo, es una apuesta pero pienso que es una apuesta segura. Ya me dirán ustedes.

Hasta la próxima, gente querida, que les vaya bien.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...