jueves, 17 de marzo de 2016

The tarnished angels - 1957


Director: Douglas Sirk

  Antes de seguir con esta revisión fassbinderiana (¿?) de algunas de las películas de Douglas Sirk, dos cosas: primero, son increíbles las vueltas que da la vida, a propósito de Lula da Silva, quien en su tiempo dijo que, en Brasil, si un pobre roba lo meten en la cárcel mientras que si roba un rico, lo hacen ministro... A Lula da Silva lo hicieron ministro, y sólo para tener un fuero político con el que, ciertamente, un ciudadano pobre jamás podrá siquiera soñar. Pero bueno, como dice la gente: por la boca muere el pez. Lo segundo es más banal: no compren el juego Telltale de Game of Thrones... lo venden como que tus decisiones determinan el devenir del relato, pero eso es mentira y el resultado siempre será el mismo sin importar tu manera de jugar, ya sea "inteligente" o impulsiva/violenta. Lo sé porque me pasé largo rato viendo las consecuencias de todas las decisiones, y más allá de unas pequeñas diferencias, la puta historia es la misma. En fin, tanta mierda no debería venir a enturbiar tamaña obra maestra como "The tarnished angels", un film de una riqueza cinematográfica sin igual.


  Rock Hudson es un periodista que quiere escribir una historia de verdad, una historia que pueda hacer la diferencia. Cuando conoce a un piloto y su familia, los Shumann, quizás haya encontrado lo que tanto buscaba, si bien la historia que encuentre no sea la más feliz del mundo.


  El título del film lo dice todo: nada es tan reluciente como aparenta en un principio. Rock Hudson es presentado como el mejor periodista de la ciudad, y a los Shumann les precede una fama de héroes de guerra y estrellas itinerantes que van entregando alegrías a lo largo del país. Pero lo cierto es que Rock Hudson es un hombre inseguro y vulnerable, decidido pero finalmente doblegado por las circunstancias; por su parte, el piloto y su familia no tienen ninguna épica e inspiradora historia que relatar, al contrario, lo que cargan de un lado para otros son miserias y rencores. La feria, un lugar en donde se reúnen familias y amigos para disfrutar con los espectáculos que los dedicados hombres y mujeres les llevan directamente a ellos, acá es retratado casi como un cementerio, el escenario en donde van a caer los ídolos y los sueños, justo al lado de la suciedad que conforman los secretos y las mentiras. "The tarnished angels" (ángeles sin brillo), aunque tiene amores fallidos y amores rotos, no es una película de amor ni romances, más bien es una película de fracasos, tal como dice Fassbinder, quien comienza su texto sobre el film con un categórico "...es una película increíblemente pesimista". ¿Es prudente "comparar" la de Sirk con "The Misfits" de John Huston? Puede ser... después de todo, ambos filmes son mosaicos de personas desamparadas y un poco muertas por dentro, historias de fracasos y tiempos que desaparecen... Ambas son películas amargas pero profundamente humanas y, por lo mismo, bellísimas; ambas comparten cierta triste poesía, un lirismo desgarrador... Ambas están protagonizadas por ángeles caídos y olvidados (y en la de Huston, ello puede trascender la ficción)...
  Volviendo con Fassbinder, el hombre hace más observaciones que demuestran su avezada y aguda mirada, tanto para la dimensión moral y humana del film como para su ejecución cinematográfica, realmente sensacional, no sólo por el brutal uso del blanco y negro, que potencia su desolación a niveles insoportablemente dolorosos, también por el uso de la cámara y los encuadres, y ciertamente por la encomiable dirección de actores, que se dejan la piel en estos solitarios y desesperados personajes. Otra observación de Fassbinder que me pareció genial es una tremenda verdad: "en sus películas, Sirk ama a sus personajes en vez de despreciarles como hacemos nosotros". Ése es uno de los rasgos que hacen grande a su cine, o al menos a sus películas más personales. ¿Podemos juzgar a sus personajes, podemos despreciarlos por equivocarse, por no ser felices, por estar atrapados en una realidad adversa? ¿Podemos? ¿Podemos luchar nosotros contra aquello que nos mantiene alejado de lo que deseamos? Porque todo parece impedir que las uniones tomen forma, siempre parece haber algo más fuerte que el supuesto amor que se profesan los personajes. Y es que, en el cielo, tal parece que no hay límites, pero en tierra... en tierra la historia es diferente. La vida lo es.
  "The tarnished angels" es dolorosa, es desoladora, es tristemente preciosa, y poco puedo decir para estar a la altura de semejante obra maestra. Son noventa minutos de verdadero cine. Cine con alma.

2 comentarios :

  1. Apuntadísima, solo hace falta ver las capturas para darse cuenta de la joya que debe ser.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente me sorprendió y encantó su desolada puesta en escena, y sobre todo la manera en que le llega a los actores. Lo de Rock Hudson es tremendo...
      Felicitaciones por los nueve años, esto de ver pelis nunca acaba.
      Saludos.

      Eliminar

Vamos, dime algo, así no me vuelvo loco...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...