sábado, 7 de febrero de 2015

Miracle Mile - 1988


Director: Steve De Jarnatt

  Es más que molesto esto de no tener computador, sobre todo porque en la tele, mi "única" alternativa para ver películas, no dan casi nada bueno ni mínimamente atractivo. Pero ahora tengo la suerte de tener este computador por el día entero, además del nunca apreciado silencio, y voy a aprovechar este escenario al máximo. Ya lo estoy aprovechando, sin ir más lejos, aunque no por mucho. En cualquier caso, como ahora no tengo una base de películas, comienzo a navegar entre las posibilidades que debo aprovechar, y en un sitio de películas de culto me entero de la existencia de "Miracle Mile", de la que no tenía la más mínima idea, y caigo de inmediato en ella. Una sorpresa, una joya, una genialidad. Estoy muy contento de haberla visto, y acá me tienen para expresarles mi dicha.


  Harry Washello es un sujeto que trabaja en un museo, toca la trompeta y nunca ha tenido novia. La cosa cambia cuando conoce a una chica e inician una relación. El problema es que una noche responde una llamada en un teléfono público y lo que escucha no es nada alentador: habrá una guerra nuclear, con explosiones en la misma ciudad en que Harry y su novia y todos los demás viven. Con el tiempo en su contra, Harry hará todo lo posible para salvar a su princesa.


  He de admitir que ahora mismo me encuentro un poco bloqueado. Quizás sea el que no estoy en mi hábitat natural el que me retrase en escribir esto -niños gritones y malcriados no es mi entorno ideal-, pues tengo una clara idea sobre porqué "Miracle Mile" es tan buena y vale tanto la pena ver.
  Supongo que lo primero que se debe decir es lo de más fácil comprensión para algunos: es entretenida de principio a fin. Será imposible distraerse, perder el hilo o "aburrirse" -pongo comillas porque no creo en eso cuando hablamos de cine-. Pero ojo, porque a pesar de ser un sólido y más que digno divertimento, no es una ligereza cualquiera: "Miracle Mile" no es un relato inocuo, vacío y sin intención ni personalidad; es mucho más directa y menos inofensiva de lo que en un inicio podría aparentar, y el que de las primeras cosas que se nos muestre sea una especie de explicación sobre el origen del universo a través de esa gran explosión llamada Big-Bang no es baladí; es una clara comparación entre la explosión nuclear que se avecina, producto de la humanidad y con una consecuencia indeleble: la muerte, el fin, la destrucción definitiva. La naturaleza es una cosa y el humano otra muy diferente... prácticamente opuesta, antinatural (obvio).
  Pero vamos, que esto es sólo una lectura mía; independiente de si eso es lo que quiso decir De Jarnatt, el director, es destacable que éste no redunde ni explote esto de las explosiones y sus diferencias y orígenes, que no caiga en lecciones de ningún tipo ni tampoco en cursilerías baratas a la hora de centrarse en Harry Washello y su novia. De Jarnatt prefiere, con total acierto, establecer el motor narrativo en la presunta explosión nuclear y sus peligros en vez del porqué de la misma: no es la explosión, es el caos que se genera alrededor. Por lo mismo, una vez que se lanza la bomba -la amenaza nuclear-, "Miracle Mile" se vuelve una película trepidante, frenética, intensa y directa al grano, con un fluido caudal de acontecimientos que se suceden de manera constante o con buen ritmo, como se dice comúnmente. La película se pasa volando y, a pesar de lo recién señalado -que el motor narrativo sea la amenaza, el rescate a contrarreloj de la novia-, su metraje no se caracteriza por lo fugaz de los momentos, al contrario, De Jarnatt demuestra ser un director diferente, claro en sus ideas y certero en su ejecución; habilidades suyas que le imprimen a la película un particular, llamativo y a veces cautivador tempo, aunque suene contradictorio con "el ritmo", un tanto parsimonioso, logrando que los miedos y la amplia gama de emociones inunden el fotograma. Además hay momentos de gran y sencilla humanidad, especialmente aquellos en los que aparecen los suegros de Harry Washello, lo cual viene a demostrar que no estamos ante una película cualquiera que prefiera la acción a lo loco por sobre algo más sustancial -aunque, afortunadamente, no se atragante con discursitos y críticas simplonas; y es que tampoco estamos ante una película de insondable profundidad... simplemente no es una cinta del montón, de esas vacías y estúpidas-.
  Es más, para mí fue toda una sorpresa el tono de la película, crecientemente oscuro y desolador; primero porque pensaba que "Miracle Mile" iba a ser algo al estilo exploitation, llena de locura desaforada y tramas sin pies ni cabeza -el exploitation mal entendido si me permiten aclarar, propio de los jóvenes que se quedan con el ícono pero no lo que significa-, pero me encontré con todo lo contrario: una película que se toma en serio y que no abraza, gracias al amor de todo lo que es bueno, esa indecente y muy pocas veces lograda (auto)parodia del ya mencionado mal exploitation -badploitation, podríamos llamarle-. De Jarnatt tiene respeto por su película, por sí mismo y por el espectador; entiende lo que "Miracle Mile" necesita para ser buena y no obedece a caprichos. Sí, puede que algunas situaciones sean algo disparatadas y graciosas, pero la energía general es de desesperación y deseos de sobrevivir, generando en los momentos álgidos cierto miedo nada invasivo pero lo suficientemente presente y efectivo: más propio de la atmósfera que de efectismos.
Y si seguimos comparando al buen De Jarnatt con los descerebrados del exploitation actual, es facilísimo notar la buena mano del director a la hora de dirigir, de entender esto de la estética como férreo complemento narrativo -y no ese vacuo exceso de los descerebrados o el "no estilo" de los que se contentan con ser "buenos guionistas" pero nada más-; y si no me creen, nada más contemplen la secuencia introductoria en la que a base de travellings somos testigos del cortejo de Harry Washello y la chica que será su novia. Me parece espectacular, y es una declaración de intenciones de cómo será el resto de la película en términos cinematográficos.


  Ya para terminar, un par de cosas: puede que los actores no estén pulcros y potentes, pero le hacen la suficiente justicia a unos personajes que, aunque sencillos, resultan humanamente creíbles y, varios de ellos, bastante empáticos. Lo que les suceda o pueda suceder no los dejará fríos e impasibles.
  Finalmente, "Miracle Mile" es una película muy bien aprovechada, con un más que competente director que sabe sacarle el jugo a cada uno de los elementos en pos de una película redonda e intensa, entretenida y con cierta sustancia base. Además, el flujo de acontecimientos es verosímil, lógico y está bien hilvanado. ¿Qué más se puede pedir? ¿Un buen final? Ahí entramos en otro terreno: yo sólo digo que no me convenció del todo, pero sin duda que funciona y no contraviene la manera en que se desarrolló el relato. Se puede decir que "Miracle Mile" termina bien en este sentido, nada sólido que criticar o menoscabar.
  Admito que puedo estar más efusivo de lo acostumbrado, sobre todo ante una película que tampoco quedará grabada en la mente como una maravilla cinematográfica -excelente película no es nada desdeñable, ojo-, pero luego de no haber visto buenas películas en una semana más o menos, el visionado de "Miracle Mile" fue como un soplo de aire fresco, un insuflo de renovada esperanza, etc. De todas formas la recomiendo a ojos cerrados y estoy seguro que lo pasarán espectacular ante esta pequeña y brillante joya. Si no la han visto o no habían oído hablar de ella, descúbranla. Vale la pena.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Vamos, dime algo, así no me vuelvo loco...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...