lunes, 16 de diciembre de 2013

Homeland - Temporada 3


Creador: Gideon Raff

  Tenemos otra serie más que ha llegado a su fin, y aquí estoy para decirles mi apreciación de esta temporada; y tal como lo hice con Sons of Anarchy y Boardwalk Empire -que también llegaron a sus finales-, sin spoilers.


  Para darles a conocer un poco de qué trata esta serie, va de una agente de la CIA, Carrie Mathison, que piensa que un soldado que volvió de la guerra luego de 8 años de tortura fue convertido en un enemigo de Estados Unidos. En un terrorista. Desde luego, nadie le cree, pero tiene motivos para pensar así, y nosotros de creerle. De lo que van a pasar bien, lo harán.

Lo curioso de Homeland es que cada temporada ha tenido una estructura distinta, y en esta vemos una diferente a la primera o la segunda.
La primera era una auténtica montaña rusa, ya que pasaba de momentos de alta tensión a otros donde dicha tensión disminuía. De vez en cuando ponían paños fríos a la trama, y los capítulos iban de la calma a momentos infartantes.
La segunda era totalmente distinta. Ya no era un equilibrio entre calma y problemas, sino que partió con todo, siendo sus cuatro primeros episodios de infarto. Pero empezar así de rápido siempre es un riesgo. Un riesgo que en este caso no se supo sobrellevar, ya que luego de esos cuatro episodios la calidad y credibilidad de la trama disminuían estrepitosamente. Lo peor es que a veces la trama tenía sabor a deja-vu, ya que pasaban cosas ya vistas antes. Sólo su sorpresivo final dejó un cliff-hanger suficiente como para mantener la atención en lo que sería esta tercera temporada.
Esta tercera temporada tuvo el acierto de no empezar con todo. En vez de eso, las cosas se cocinaban lentamente, y lo que veía era una trama que ya no se repetía. Esta tercera fue una temporada bastante buena, con varios puntos altos, aunque uno que otro punto bajo.
Esta es una temporada que va de menos a más. En todos los sentidos.


  Va de menos a más porque, a diferencia de las dos temporadas previas, los primeros capítulos son lentos. El propósito es colocar las piezas necesarias de lo que vendrá después. Pero hay que admitir que al inicio había que tener paciencia -un poco de parte mía, ya que sabía que su lentitud se debía a que mejores cosas iban a suceder-, especialmente con algunas tramas.
Dana Brody siempre ha sido un personaje sobre expuesto, con más minutos de los que realmente merece o son necesarios. Quizás Dana es el factor humano y/o familiar de las consecuencias de los hechos de la serie. Aún así, la trama de esta temporada -al igual que la que tuvo en la anterior- es realmente aburrida y cursi. Con un exceso de sentimentalismo que no le viene mucho a Homeland. No obstante, entiendo que en este caso, al menos, su trama tuvo unas repercusiones importantes en los sucesos futuros.
Fuera de este personaje -y su familia entera, para ser claro-, nada más está fuera de lugar. Aparte de Carrie, la protagonista, cada personaje restante tiene una función clara, y eso hace que todo vaya como reloj. Saul, director de la CIA; Peter Quinn, compañero de Carrie;  los otros miembros de la CIA. Los enemigos y los neutrales también tiene apariciones justas y necesarias. Lo repito, en esta temporada no hay cosas fuera de lugar -por más que algunas sean aburridas, como Dana Brody-.


  A medida que avanza la trama la tensión va en aumento, e igualmente los nervios, ya que los hechos van escalando hasta llegar a misiones prácticamente suicidas. A diferencia de la anterior, que empezaba como avión y luego caía -con todo lo que ello implica-, esta empieza desde abajo y luego sube y sube hasta llegar a la cima que es el capítulo 11. Del último me referiré en un momento. Lo bueno de esta estructura y construcción de la temporada es que se potencia la trama, y la progresión y escalada del argumento se ve favorecido por esta construcción ascendente. Si quieren generar tensión y suspenso, lo logran. A veces juegan con uno, y hacen como que algo va a ocurrir, no ocurre, pero quizás sí. Quién sabe. Al menos logran mantener el interés a lo largo de la temporada.


  En cuanto a su final, le pasa lo mismo que a muchas series: no son tan geniales como se espera. De que es un buen final, lo es. Pero no es un gran final. Es bueno, preciso, firme -si se quiere decir así-, y sin cliff-hanger. No diré mucho, salvo que cierra los conflictos que han venido sucediendo de forma valiente, pero sobria. Como dije, a veces el penúltimo capítulo es mejor, pero siempre se necesita un cierre.
En otra palabras, un temporada de calidad creciente, final desconsolador pero necesario, y siempre con los conflictos de moral y ética en base a lo emocional o a lo pragmático. ¿Qué es más importante, un objetivo o una vida? Preguntas que se me vienen a la cabeza de vez en cuando, y que en esta serie tienen sus representaciones en el personaje de Carrie Mathison, emocional hasta más no poder, y la calculadora y fría CIA, constantemente reprimiendo los factores emocionales.

Hay que ver qué se viene en esta cuarta temporada, que de seguro será una especie de nuevo comienzo. Por mientras, me conformo con que esta fue interesante y entretenida, gracias a su suspenso y acertada construcción de la tensión y el misterio. No memorable, pero sí muy apreciable.

2 comentarios :

  1. Enhorabuena, uno de los pocos articulos sobre la tercera temporada de homeland con personalidad y sin dejarse influenciar por la corriente que sobre esta serie se ha generado en Internet y los blogs seriefilos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, eres el/la primero(a) que comenta en este blog, jaja. Me alegro que te haya gustado y te invito a leer los otros posts sobre series y cine. Saludos.

      Eliminar

Vamos, dime algo, así no me vuelvo loco...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...