lunes, 23 de diciembre de 2013

Mob City


Creador: Frank Darabont

  Hace tres semanas comenzó esta serie de seis capítulos, emitidos de a dos, y que acabó el miércoles pasado. Tenía deseos de ver esta serie por su creador -y director de cuatro capítulos-, y por su temática, ya que los líos entre mafiosos y policías siempre me han gustado mucho. A pesar de haber durado tan sólo tres semanas y no tener un clamor popular muy grande, sí que merece mucho más que ello, ya que calidad no le falta.


"Esta ciudad. Tan hermosa, maldita sea. Pero sólo de lejos. Cuando te acercas, es toda una carnicería"
-Hecky Nash.

  Mob City está basada en un libro que narra, a modo de crónica, los acontecimientos reales relacionados con la mafia de Los Angeles en la década del 40. El nombre de dicho libro es "L.A. Noir -y un larguísimo subtitulo de unas cinco lineas-". Si conocen a Rockstar Games, empresa de vídeo juegos, sabrán que ellos lanzaron uno llamado "L.A. Noire". Debido a lo similar de los titulos, y para evitar conflictos legales, la serie pasó a llamarse "Lost Angels", nombre que, si me preguntan, me parece genial. Pero el nombre definitivo es el del título de este post: "Mob City". Menos original que el anterior, al menos es tan efectivo como Vice City, Magic City, Atlantic City, Sin City o Fat City. Queda claro que nos van a retratar una ciudad dominada por la mafia. Y ese es el conflicto al que se enfrenta nuestro protagonista, un detective de la policía llamado Joe Teague.


  Mob City está situada en el año 1947 y en la seductiva ciudad de Los Angeles. Pero la secuencia inicial ocurre en los locos años 20, época de la prohibición. Los protagonistas de esa secuencia son tres sujetos que le roban el licor a por lo menos una docena de matones. Pero no son tres sujetos comunes y corrientes, basta con leer sus nombres para saber que serán peces grandes: Bugsy Siegel, Meyer Lansky y Sid Rothman. De los tres el tercero es ficcionado, mientras que los dos primeros existieron realmente, y dejaron huella. Bugsy Siegel era un infame y apuesto mafioso de gatillo fácil y que escuchaba pocas razones. Meyer Lansky era un sujeto calmo pero inteligente y calculador, y que logró muchas cosas por la mafia. Ambos llegaron alto en las esferas de la terrible mafia judía -Meyer Lansky tambien aparece como personaje en Boardwalk Empire, junto con varios otros nombres reales de la vida criminal de aquel entonces, como Capone, Lucky Luciano, Rothstein, Masseria, Torrio, entre otros-.
Lo importante de este secuencia inicial es, primero, que nos muestra lo que estos tres amigos -porque son amigos, no hay que olvidar eso- están dispuestos a hacer para comenzar un imperio. Vamos, que masacraron a más de una decena de matones. Queda claro que Bugsy Siegel será el gran antagonista. Segundo, que Mob City pretende contar acontecimientos reales pero no como un docudrama. Esos hechos son el pretexto para contar una historia que me parece cautivante y bien lograda. Lo tercero tiene que ver con el aspecto estético, otro de los puntos fuertes de esta serie.


  Pero vamos por partes. Tenemos a nuestro antagonista -con toda su banda de mafiosos-, y tenemos a nuestro protagonista -que cuenta con la ayuda de sus colegas los policías-. Pero la cosa no es tan simple ni taxativa como un simple ladrones versus policías. Todo comienza cuando Joe Teague es llamado a  reunirse en un bar con Hecky Nash -interpretado por Simon Pegg-, que le pide que lo proteja en un intercambio con los mafiosos. Nash tiene fotos incriminatorias en contra de alguien poderoso de la mafia, y quiere su parte para que dichas fotos no salgan a la luz y afecten a dicho mafioso poderoso. Este es el punto de partida para un conflicto que crece debido a algo relacionado con el nombre del segundo capítulo, "Reason to kill a man". Y es una buena razón. Luego de eso, la historia abarca un par de aspectos más, pero sin expandirse inútilmente. Este es un acierto, ya que el guión es preciso, sin irse por las ramas ni abarcar muchas cosas. Tiene un gran conflicto central, y un par de secundarios relacionados con él, pero que terminan uniéndose en ese memorable final.
Por lo menos a mi la historia de esta serie y la forma en que se narró me parecieron convincentes y logran mantener el interés. Se nota la mano de Darabont en el guión, y qué bueno que haya escrito los dos primeros -los que deben enganchar- y el final -el que debe terminar todo de manera magistral-. Algo que casi se me olvida mencionar es que se cuenta con relativo orden cronológico. De vez en cuando vemos unos cuantos flash-backs que cumplen su deber informativo.
El trasfondo histórico ya lo mencioné, pero vuelvo a elogiar que usen dichos momentos como un esqueleto o base a la hora de crear y contar el argumento de la serie. En la vida real muchas cosas permanecen no resueltas, pero Mob City recrea un par de acontecimientos y les da un fondo que deje claro porqué ocurrieron esas cosas -sin que hayan sido esos detalles los detonantes de la historia real-. Me gusta como hicieron que se creara Asuntos Internos, y me gustó como recrearon lo 'otro' -que si saben un poco de historia de mafia, bueno, sabrán que pasó-.

  
  La estética de este filme también me ha gustado mucho. Es elegante a la vez que dinámica, algo que queda claro inmediatamente con su opening. Debo aclarar que el inicio puede ser engañoso, ya que vemos un par de recursos usados que, sin embargo, luego no volvemos a ver. La voz en off de Joe Teague es uno de esos recursos. Si mal no recuerdo, sólo se usa en los dos primeros capítulos. El otro recurso es la detención de la imagen, que sólo se usa en la primera secuencia.
Lo que sí vemos a lo largo de la serie son los constantes, precisos y suaves movimientos de cámara. Ya sean usados para seguir a un personaje o como un dolly que se acerque velozmente a un personaje para ver que está en problemas, siempre quedan bien técnicamente y generan las sensaciones que deben generar. También es coherente con el ritmo de la serie, bastante veloz, y que lo parece más con el continuo movimiento.
La ambientación está muy bien lograda. No hay nada más que decir al respecto. La banda sonora cumple con ese propósito ambiental. No siempre es música que proviene de la acción, pero su presencia ayuda a fortalecer la atmósfera de la ambientación y del conflicto.
Una cosa interesante es el tono cómico que tiene Mob City. No me parece que sea acertado calificar a esta serie como un drama. Mejor le queda "serie criminal" con toques de comedia. Y no es que sea una comedia, pero no tiene un tono oscuro ni sórdido, y siempre hay un muy buen sentido del humor flotando. Basta ver como cierto personaje pasa su estadía en la cárcel para ver el humor negro que se tiene sobre esa época y sus criminales y policías. Dudo que esta serie tenga tono de denuncia, pero de que se burla de unas cuantas cuestiones, lo hace; y qué otra cosa se puede hacer, pregunto yo.

Brevemente, nombraré a los personajes más importantes. Por el lado de la ley tenemos a Joe Teague, nuestro policía de misteriosos propósitos y motivaciones que iremos vislumbrando a medida que corran los minutos. Parker, el jede la brigada de Teague, es el no corrupto policía que quiere ganar de la manera correcta. Siempre del lado de la ley y de la buena moral. Este personaje también es real. Y están los demás policías.
Por el lado del crimen, tenemos a Bugsy Siegel, un descarado y encantador mafioso que busca más negocios de donde usufructuar y enriquecerse. Mickey Cohen -real- es uno de los hombres fuertes de Siegel, un tanto impulsivo, aunque menos que su jefe, intenta ganarse el respeto que cree merecer. Ned Stax es el "abogado" de Cohen, el que arregla las cosas. El más sensato y simpático. Pero no es el jefe.
Finalmente, tenemos a Jasmine Fontaine, mujer de secretos y de importancia creciente.
Todos estos y más forman un cóctel de variopintos personajes que le dan un tanto de diversión a la serie. Desde luego no hay que olvidar que, a pesar de no ser una serie oscura, no elude los momentos desagradables o la violencia, tratada magistralmente. Me recuerda a Peckinpah y sus slow-motions cuando alguien recibía un disparo. E insisto en lo mismo, ¿hay alguna manera diferente de tratar la brutal violencia de los criminales que mostrar con honestidad dicha violencia? No, no hay otra forma.


  Lo que me ha gustado un montón es el clímax de la historia. Memorable y genial. Una reconstrucción bastante particular de lo que fue un hecho histórico en la lucha contra la mafia. Su final también me ha gustado, aunque puede que sea de esos que no gusten, ya que es un diálogo que invita a la acción, a la venganza y la violencia, pero que termina ahí. Te deja con el deseo. No sé si Mob City tendrá una segunda temporada, no he leído nada al respecto. Espero que sí, ya que su final es perfecto. Cierra el conflicto central, ata algunos cabos, pero deja la puerta abierta a nuevos conflictos. A una nueva guerra.
En fin, una muy buena serie que espero que continúe. Les recomiendo que la vean.

2 comentarios :

  1. Completamente de acuerdo con todo lo expuesto en el post. La serie es muy recomendable

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero con ganas que la segunda temporada sea un hecho. Por mientras estoy impaciente por ver lo nuevo de HBO, True Detective, que también se ve genialísima.
      Saludos, y te invito a leer más posts de este blog.

      Eliminar

Vamos, dime algo, así no me vuelvo loco...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...