sábado, 25 de julio de 2015

Better Call Saul - Temporada 1


Creadores: Vince Gilligan & Peter Gould

  Sí, verán, mi mente comienza a divagar y yo no me puedo concentrar, lo cual es bastante obvio, ¿no? He pensado, por ejemplo, que las series son una maldita adicción que poco me dejan en el espíritu y en la mente. Con respecto a "Justified" y su última temporada dije que su final es hermoso y memorable, lleno de pureza y amor; eso sí, sus doce episodios previos, si bien sólidos y estimables, no estaban a la altura del final definitivo. Por desgracia, no todas las series pueden tener finales (o inicios o desarrollos, o conjuntos enteros -eso sí que sería utópico, un puto milagro-) como el de "Justified" (u otras de excelencia, excepciones más que norma: no creo en la televisión), y acá me encuentro con "Better Call Saul", que por alguna razón no ha sido el ruidoso y molesto éxito mediatizado que fue "Breaking Bad" (la gente olvida rápido, todavía más las que carecen de identidad y personalidad, si es que ambos conceptos no son lo mismo), y que me ha gustado por tener una incuestionable y sólida calidad, sólo que la misma no es motivo de extremo júbilo, éxtasis, dicha (como el que me causó "3 bad men", "Sebastiane", "Last life in the universe"..., como ése que sólo el cine puede generar). Es una lástima que salga con esta cuestión en el post de una serie que sólo merece elogios y cuyo conjunto es bastante redondo (no genera la sensación de episodios prescindibles), pero como estos días he intentando ver películas que ardo en deseos de visionar y no poder hacerlo por no concentrarme gracias a muchas horas frente a "la caja idiota" (qué inteligentes los cerebros de tal epíteto), me doy cuenta de que debería ver menos series, y peor aún, que no sé por qué veo tantas. He pospuesto demasiadas películas para mi propio bienestar y estándares. En cualquier caso, toda esta cháchara no me impedirá seguir viendo estos productos...


  Saul Goodman ('s all good, man), antes de ser el famoso y querido Saul Goodman, fue el más o menos vilipendiado Jimmy McGill, abogado de poca monta que exuda fracaso por todos sus poros, aunque al menos conserva su carisma. ¿Cómo llegó a ser el abogado de Walter White? Pues bien, ésa es la respuesta que esta serie debe encontrar.


  Primero que todo, a menos que sean unos fanáticos con pocos dedos de frente, no esperen ver a Walter White por acá o a Jimmy McGill cocinando y vendiendo metanfetamina. Por favor, el tipo es un abogado, que, aunque tuvo su pasado oscuro, no pasaba de pobres estafas a tipos con su buen par de billetes en el bolsillo y poco discernimiento lógico. Lo que verán es una historia muy bien hilada que cuenta con un excelente guión (sus arcos argumentales son fantásticos), excelentes personajes, excelente realización, y mejor aún, de fondo una honesta y auténtica mirada humana a todos los entuertos que se nos narrarán. Puede que comience como una especie de chiste interno (entre los creadores y el montón de fanáticos) bien narrado y que no pierde la dignidad a pesar de su toque paródico (algo propio del protagonista), pero es realmente asombroso que con el correr de los episodios no sólo las tramas se vuelvan más complejas sino que también sus personajes; más aún, asombra que la serie en su totalidad se construya una identidad propia en vez de ser un simple refrito de "Breaking Bad", identidad que a su vez va potenciando los elementos narratológicos. Ahora bien, es necesario dividir el camino:
  Con respecto a las tramas, digo que evolucionan en complejidad porque no sólo tienen ingenio y plena justificación argumental (como el primer gran arco: el entuerto de Jimmy/Saul con los skaters y Tuco Salamanca, gracioso y el perfecto puntapié a lo que viene) sino que posteriormente de verdad suponen serias reflexiones éticas y personales que le atañen al universo creado: logran escapar de la anécdota, tan típica de las malas precuelas, pues más que verse en la obligación de llegar a determinado punto, se apoderan de ese pasado para enriquecer ese "presente" que ya todos conocemos. O sea, puede que el punto de todo sea ver cómo llegó Jimmy McGill a ser Saul Goodman (y el porqué de su nombre...), pero los creadores han sabido ir más allá de eso e insuflan emoción y humanidad a estos personajes, tratados con respeto y cuidado. Dicho de otra forma, no estamos ante un cúmulo de situaciones cuya razón de ser es ubicarse en una línea de tiempo, más bien seremos testigos de una concatenación de situaciones que construyen (mediante la destrucción, la decepción, etc.) personalidades y tiempos. E insisto, todo a través de un guión pensado con sumo cuidado y devoción.
Con respecto a los personajes, relacionado a lo anterior es natural inferir que lo que diré es que todos tienen una potente y a veces inesperada evolución, siempre a partir de un fondo humano creíble y lleno de empatía: son personajes de carne y hueso, lo crean o no. Sin lugar a dudas el mejor es Jimmy McGill, en quien se concentran todos los mejores y más conmovedores elementos narrativos (su historia tiene mucho de tragedia, vamos: mucho talento y esfuerzo, mucho sacrificio en pos del bien común), pero el resto no tiene desperdicio. Pienso que "Better Call Saul" de verdad puede ser un gran aporte al universo de "Breaking Bad", o al menos ha sabido no dejarse encasillar en la comprensible duda de "se hizo para aprovechar la fama del otro fenómeno". A propósito, aparece Mike, a quien también se le dedica lo suyo, justo y necesario.
  Y lo demás es más simple: la temporada tiene buen ritmo, está bien construida y organizada (hay coherencia interna), es entretenida a la par que conmovedora, tiene una interesante y sobria ejecución formal, y, lo más importante, es fiel y respetuosa del espíritu de su protagonista, mucho más complejo de lo que yo al menos recordaba de sus aventuras con W.W. Así es, totalmente recomendable.

2 comentarios :

  1. Cuando vi "Breaking Bad" y apareció Saul Goodman, me dije. Ostras!! Qué personaje más bueno! Cuando la acabé de ver al tiempo me enteré que iban hacer un Spin-Off, y tras recomendármela unos amigos, decidí empezarla. Voy por la mitad, a ver si pronto la acabo.

    Muy buen post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, me gustó y divirtió mucho cuando dijo que si una mosca te molesta, no vas a matar al abogado de la mosca. Te atrapa de inmediato, jaja. Y luego tiene muchos más grandes momentos, y me alegra su spin-off, pues es un personaje muy complejo.
      Si la primera mitad es excelente, pues te digo que lo que sigue es aún mejor y más emocionante. Es una muy buena serie.
      Y gracias, yo sólo escribo lo mejor que puedo...

      Eliminar

Vamos, dime algo, así no me vuelvo loco...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...