miércoles, 15 de julio de 2015

Riley the cop - 1928


Director: John Ford

  Luego de "Young Mr. Lincoln" correspondería seguir con "Stagecoach", pero pienso que dar un pequeño salto hacia atrás no me hará daño alguno, además, hay un par de películas sumamente importantes que deben ser vistas antes de seguir adelante con la filmografía de Ford. "Riley the cop" la vi principalmente por curiosidad, no porque pensara que fuera una pieza cinematográfica memorable o imprescindible. Si bien es un justo divertimento, no me parece una película muy bien lograda, y poco impacto deja en el espectador terminado el visionado. Esperaba algo más, pero el resultado final no es deplorable ni nada similar, aunque no se pierden nada si no la ven. Sólo para curiosos, pero veo que me adelanto con las conclusiones finales...


  Riley es un policía simpático y bonachón pero tremendamente irresponsable y tramposo: cualquier cosa lo mantendrá alejado de sus labores como agente de la ley. Cuando un joven amigo suyo se mete en problemas, puede que Riley se decida a hacer algo... puede...


  Me sorprendió que "Riley the cop" no tratara únicamente sobre el policía y su "tierna" ineptitud y se diera el tiempo de relatar una imberbe historia de amor entre dos jóvenes soñadores, que es en realidad lo más importante de la película, lo que le da cierto sentido y propósito argumental. Pero lo de relatar puede ser una exageración, pues el guión con que cuenta Ford no es precisamente uno que destaque por su construcción narrativa. Más allá de que Riley es amigo de los jóvenes, y que éstos tienen líos con la ley que amenazan el bienestar de su relación (lo que deja en una encrucijada al pobre Riley, aunque no es que el hombre piense mucho en esas cosas como en un buen jarro de cerveza y una fina dama a su lado), la película cuenta poco y nada tanto en el fondo como en la "historia" en sí. ¿Qué veremos? A un policía de buen corazón pero cuya labor deja mucho que desear que por razones que ya verán debe ir a Europa a cumplir con una importante misión, sólo que una vez allá el cumplimiento de sus labores pasa a un segundo plano, pues los entretenimientos europeos (el alcohol, el bendito y legal alcohol) son ofertas que no se pueden rechazar. Hasta resulta irónico que quien supuestamente quebrantó la ley es quien más se preocupa de que la misma se cumpla. El punto es que no veremos mucho salvo al policía Riley yendo de allá para acá, bebiendo y divirtiéndose en largas secuencias cuya importancia narrativa no es suficiente para justificar las jugarretas. Más aún, es un tanto molesto que interesantes elementos de promisorios valores dramáticos (que el mismo guión se encargó de sugerir) se desechen avanzado el metraje, como por ejemplo el dato de que Riley nunca ha arrestado a nadie en muchos años de carrera (un posible acercamiento de su primer arresto, con el conflicto ético pertinente, habría sido la mar de interesante), o la puesta en duda de si el joven amigo del policía efectuó el robo o no (al final la cosa es una mera anécdota para llevar a los protagonistas a Europa a cumplir sus sueños amorosos). Finalmente, "Riley the cop" es una película algo difícil de descifrar: ¿se critica al irresponsable protagonista, o bien todo apunta a que la buena voluntad es más que suficiente?; ¿es algo sobre el amor y la ética y no sé qué? Quizás no hay que pensarlo demasiado; mejor remitirse a la sensación más cercana: que "Riley the cop" no es más que un divertimento sin otra intención que hacer pasar un buen rato sin contar nada por debajo ni por encima (tratándose de Ford, yo esperaba algo así como un "a pesar de los nobles intentos del policía por mantener este mundo en paz, siempre habrá fuerzas malvadas que intentarán derrocar el gobierno de las buenas costumbres e intenciones"). Por lo demás, el tal Riley no es un personaje muy carismático o rico en posibilidades...
  En fin, me he divertido (no mi primer objetivo al ver películas), eso no lo niego. Pero tampoco hay que negar que habían escenas que no lograban sustentarse y que alargaban demasiado el conjunto final, además de no ser un verdadero aporte (quince minutos de Riley en una fiesta, intentando conquistar a una bella irlandesa, es un poco destemplado, ¿no?). Admito que me siento insatisfecho, y no les recomiendo esta película con mucha emoción... Como dije, sólo para curiosos.

2 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Jajaja, no me esperaba tu aparición. Ya llegará Thrashin', por ahora los planes no se deben romper...
      Nos vemos el sábado.

      Eliminar

Vamos, dime algo, así no me vuelvo loco...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...