lunes, 19 de junio de 2017

Archer: Dreamland


Creador: Adam Reed

Como hace un rato comenté "American Gods" me dije que sería bueno aprovechar el momento y comentar otra serie que terminé de ver recientemente, nada más y nada menos que la octava temporada de "Archer", que lleva "Dreamland" como subtítulo, más o menos como en la quinta, que se tituló "Archer Vice". ¿Y qué tal? Pues tan buena y divertida como siempre.


A "Archer" no le falta capacidad de inventiva, no teme reinventarse llegado el momento y acometer una vuelta de tuerca. En sus primeras cuatro temporadas la cosa iba de espionaje, con episodios autoconclusivos (si bien el impacto de algunos acontecimientos recibían continuidad argumental). La quinta cambia principalmente en dos aspectos: primero, consta de una trama desarrollada a lo largo de toda la temporada, y segundo, el espionaje da paso a una historia al estilo "Miami Vice", con Archer y compañía involucrados en líos de narcotráfico y demás. La sexta retorna al espionaje, aunque no recuerdo si con una trama larga o episodios autoconclusivos otra vez. En la séptima temporada la serie se muda a L.A. con una trama de largo aliento que homenajea a las historias de detectives de los setenta-ochenta (Adam Reed, el creador, dijo que se inspiró fuertemente en "Magnum, P.I."), aunque parte con una clara referencia a "Sunset Boulevard", de Billy Wilder. La octava temporada homenajea al cine negro de los cuarenta, justamente, ambientándose en el L.A. de dicha década, y ojo, que el Dreamland del título no es gratuito: en el final de la temporada anterior, Archer, digamos, recibía unos cuantos tiros y la cosa no pintaba tan bien para él, aunque afortunadamente queda vivo... pero en coma, y mientras está en coma, en su mente vemos la historia de ésta, la octava temporada, en donde los distintos personajes que ya conocemos tienen roles (el policía corrupto, la femme fatale, el compañero bonachón, etc.) que se ajustan más o menos a sus personalidades, a cómo Archer los percibe y cómo él se relaciona con ellos. ¿De qué va la historia? El compañero de Archer, el fiel Woodhouse, aparece muerto, y el protagonista está decidido a averiguar quién lo mató, para así saciar su sed de venganza. Eso sí, en pos de tal propósito, Archer se verá envuelto en una alocada trama llena de secuestros, peleas, corrupción, toques de ciencia ficción, entre otras cosas que es mejor que vean ustedes mismos, todo con el ingenioso, ácido y negro sentido del humor marca de la casa, una narración ágil y dinámica, y unos personajes excelentemente escritos, construidos y (re)tratados, sean principales o secundarios o incluso menos que eso (el personaje de la prostituta es un buen ejemplo de ello).
"Archer: Dreamland", que funciona a modo de miniserie, está dedicada a George Coe, actor que ponía voz a Woodhouse y que murió el 2015, y no deja de ser bonito que la trama funcione a modo de homenaje y despedida: en el plano "real" de la serie, Woodhouse muere, y luego, de visita en el hospital en el que Archer está en coma, la madre y la novia (es complicado...) del susodicho hablan sobre cuánto le dolería tamaña noticia al despertar, y de inmediato queda claro que el subconsciente de Archer recibe la noticia y su mente en coma representa este intrincado sueño que gira, precisamente, en torno a la muerte de este Woodhouse onírico.
"Archer: Dreamland" se disfruta en un suspiro (son ocho episodios de veinte minutos cada uno) y reafirma la incuestionable calidad de esta serie tan refrescante y adictiva... que yo no puedo dejar de recomendar, claro que no. No se la pierdan.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Vamos, dime algo, así no me vuelvo loco...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...