miércoles, 20 de julio de 2016

Kozijat Rog - 1972


Director: Metodi Andonov

Uf, hoy día me leí los diez tomos del manga de "Ichi the killer", y debo decir que me pareció algo realmente espectacular. Algún día de estos voy a ver la película, me imagino, y creo que va a ser igual de espectacular que el manga, después de todo, veo a Takashi Miike como alguien capaz de plasmar en imágenes cinematográficas la brutalidad gráfica y moral de las viñetas. Puede que hasta me den ganas de ver otras películas del incesante japonés, pero también tengo otros planes, aunque mis planes nunca van según lo previsto, así que mejor dejarse llevar por el momento, ¿no? "Kozijat Rog" es de esas películas que uno se encuentra y decide verlas de inmediato, aunque tal propósito no se logra mantener, y pasa el tiempo y la película no es vista hasta que, claro, algún impulso del momento me lleva de regreso al propósito original. Nada especial, por supuesto, no es que me haga el importante. Por lo demás, me parecía sumamente interesante la propuesta de Metodi Andonov, pero en los hechos, la primera película búlgara que llega a estos lares no es tan buena como prometía. Una lástima que haya quedado decepcionado, pero oigan, así es la vida.



"Kozijat Rog" tiene toda la intención de ser un cuento moral, en principio desafiante y ambiguo, todo un reto a un espectador que, se supone, se verá atrapado por una historia tremebunda y sin concesiones. Los créditos iniciales son lo mejor del film, pues las imágenes de paredes y objetos inanimados tenían un aire tenebroso e inquietante, sobre todo con los inciertos sonidos de fondo, cuya procedencia desconocida daba tremenda mala espina. En eso ayudaba la premisa argumental que conocía: un grupo de sujetos viola a una mujer, madre de una hija, y el esposo emprende el camino de la venganza, nada menos que con la hija como brazo derecho. De esta forma, la posibilidad de esos ruidos inciertos me parecía escalofriante. Como sea, la película como tal comienza, y claro, los primeros minutos no deben ser un torbellino de emociones y sucesos violentos, pero podía percibir una carencia en las imágenes, y ya con el correr del metraje, cuando el conflicto y la sed de venganza ya están plenamente instalados, esta sensación se convierte en una lamentable verdad... lamentable porque una película que debía ser contundente termina siendo, en realidad, una fallida y blanda (y obvia) lección de moralina simplona... simplona en su ejercicio, en su tratamiento, pues en cuanto a sustancia todos estamos de acuerdo (¿lo estamos?) en que adentrarse en el camino de la violencia será perjudicial para todos los involucrados, y puede que incluso más allá de eso: la violencia no tiene límites. El problema es que Andonov se contenta con el simple enunciado, con escribirlo en la pizarra y dar por finalizada la clase; si un alumno levanta la mano y pregunta "¿por qué?", entonces quien escribió el enunciado se halla en problemas, pues no sabe cómo explicarlo, con suerte responde con un "porque sí". El punto es que el director no ofrece un tratamiento ni estético ni narrativo de la historia que cuenta, y para peor, el relato poco a poco se va aletargando, posponiendo más y más el asesinato de los violadores para así poder meter otro personaje que fuerce, al final, eso de que la violencia nos consume a todos (aunque se puede entender que su inclusión "plantea" la disyuntiva moral de la hija: ¿obedezco a mi padre o mejor busco el amor con este otro sujeto?). Lo peor es que al inicio lucía prometedor la elipsis temporal del argumento, eso de la inocencia perdida: pasan tres años luego del asesinato-violación de la mujer, y el padre que se parece a Joel Edgerton entrena a su hija en el duro arte de matar: ¿se convertirá ella en una asesina? Pero vuelvo a lo mismo: tanto la preparación como los asesinatos carecen de la crudeza requerida (no sólo gráfica, sino que discursiva), y las supuestas dudas que le surgen a la chica también carecen de un tratamiento reflexivo y relativamente complejo, además las relaciones entre los personajes no son muy convincentes. Al final hay poca reflexión sobre la naturaleza humana (psicológicamente los personajes son planos y unidimensionales, y esto no estaría del todo mal si la cinta se hubiese dirigido como algo de género, alguna especie de "rape & revenge" en donde, justamente, se pueden aprovechar estas pulsiones primarias), y como historia de venganza el relato tampoco destaca ni atrae (pues pretendía ser un retrato psicológico/humano/moral/etc.), por lo que "Kozijat Rog" no tiene mucho que ofrecer por ningún lado, y, si debía causarnos pesar y todo eso, no logra más que rasgar la fría superficie de la mirada impasible. Es una lástima, la idea tenía potencial, especialmente por eso que se nos dice al inicio de que lo que veremos a continuación sucedió realmente en no-sé-qué-siglo, aunque bien podría ser un truco para dejarnos metidos desde el inicio. En cualquier caso, una idea contundente se hace un relato anodino: oportunidad perdida, desaprovechada. Nada que hacer a estas alturas.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...