miércoles, 24 de mayo de 2017

3 cortometrajes de Lynne Ramsay


Directora: Lynne Ramsay

Antes de comentar "We Need to Talk About Kevin", que es la película que nos falta comentar de la escocesa Lynne Ramsay, vamos a hablar un poco de "Small Deaths", "Kill the Day" y "Gasman", los tres cortos que la susodicha hizo antes de "Ratcatcher", su primer largometraje. Quería comentarlos por separado, cada uno acompañando a cada película que ha estrenado, pero aunque en YouTube se pueden encontrar no tienen subtítulos (ni en inglés ni mucho menos en español... ¿o creen que voy a entender la jerga escocesa?), razón que me hizo desistir de su visionado. Luego recapacité y me pregunté si podría encontrarlos en otros lados que, además, incluyeran subtítulos. Busqué, los encontré y los vi. Y acá estamos, amigas y amigos. A propósito, "Morvern Callar" se alza en el Top 3 de las películas menos vistas en la historia del blog. Vamos, cambiemos la historia.

Small Deaths - 1996


"Small Deaths" es, si no me equivoco, el corto con el que Lynne Ramsay se graduó de la escuela de cine.
"Small Deaths" es un excelente y promisorio antecedente fílmico, una firme declaración de intenciones discursivas y cinematográficas que muestra, desde ya, a una realizadora dueña de una aguda mirada, humana y narrativa, y una personalidad a prueba de balas. El corto en cuestión consta de tres pequeñas cápsulas, cada una protagonizada por el mismo personaje pero en tres tiempos distintos (de niña, de no tan niña, de adolescente), en las que toman lugar pequeñas decepciones de la vida que harán que la chica se dé cuenta de que el mundo no es ni sencillo, ni simpático ni mucho menos amable o justo. Que el papá no es un héroe ni un santo, que los niños son unas bestias, que en la gente no se puede confiar... En tres tiempos Ramsay, de manera progresiva y a través de un sutil pero potente uso del lenguaje cinematográfico, construye un bello mundo infantil y lo convierte en uno de inmundicia y sordidez, de suciedad y sombras; nada más presten atención a la primera imagen del corto y luego compárenla con la última. Delicado y feroz.
Excelente corto, sí señor, realmente bueno.

Kill the Day - 1996


Por su parte, "Kill the Day" es un anodino ejercicio de narración difusa y diluida, poco consistente y concreta, en el que vemos el ir y venir de un drogadicto a través de las calles de la ciudad, de la cárcel, de su habitación y de su mente, tan poco clara y legible como el cortometraje en sí. Lo cierto es que le falta foco, precisión, verdadero significado (si lo tiene, se me escapa), pues no basta solamente con hilar imágenes duras e intercalarlas de vez en cuando con imágenes un tanto oníricas, probablemente sacadas del pozo de sueños perdidos del protagonista. En limpio se puede sacar la constante del cine de Ramsay: que tenemos a un personaje perdido y ahogado en la mierda, un personaje que no podrá salir o que, al menos, la tendrá muy pero que muy difícil, pues, se sabe, el medio es cruel y caprichoso.
Para destacar algo, podemos mencionar el interés de la directora en personajes y escenarios desgraciados, desaliñados, desfavorecidos, etc., y, sobre todo, su querencia por describir sensaciones más que acciones (lo cual acá alcanza extremos infructíferos y contraproducentes). Al final también se cuela un halo de crítica social (el círculo vicioso, la vulnerabilidad a la vuelta de la esquina, la inseguridad como realidad imperante).
En cualquier caso su visionado es totalmente prescindible.

GASMAN - 1997


"Gasman" recupera los intereses y mecanismos de "Small Deaths", con más fuerza que nunca.
Como aperitivo, apuntar que en el presente corto Lynne Ramsay se muestra como una directora de exquisito y formidable talento para los planos detalle.
Ya entrando en materia, en "Gasman" veremos a un padre ir, acompañado de su hija y su hijo, a una celebración navideña que toma lugar en algún pub al que van el resto de compadres del barrio. Antes de partir la niña se muestra contenta de participar en ello, feliz de salir con su padre; ya por el camino y después, a lo largo del día, se dará cuenta que nada es color de rosa y que la vida no es tan bella como su pura e infantil ingenuidad le hacen pensar. Aparte de la ya mencionada constante en la que un mundo infantil poco a poco se contamina con las mentiras, decepciones y fracasos del mundo adulto, lo que hace que "Gasman" sea una historia tan tremebunda es lo aparentemente simple del conflicto que golpea a la niña: de camino a la celebración, en las vías del tren al padre lo espera una mujer con una niña y un niño. ¿Quienes son ellos, qué hacen ahí? ¿Por qué se va la señora, por qué nos siguen los niños? Cuando la niña comience a entender y comprender la respuesta a dichas preguntas, pues bien, se dará cuenta lo difícil que puede llegar a ser la vida...
Como curiosidad, la hija de la directora, llamada igual que ella, interpreta a la protagonista, también llamada Lynne, la niña que se da cuenta de mala manera que nada es único ni especial ni mágico, ni siquiera ella...
Brillante y brutal.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Vamos, dime algo, así no me vuelvo loco...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...