viernes, 12 de mayo de 2017

Heaven Knows What - 2014


Directores: Josh Safdie & Benny Safdie

La otra película que los hermanos Safdie hicieron es "Heaven Knows What", que tiene una historia bien curiosa alrededor suyo. Pero antes de ello, un poco de información: "Good Time" es la película con que los Safdie compiten en la Selección Oficial de Cannes de este año; según Wikipedia, es un drama criminal protagonizado por Robert Pattinson, Jennifer Jason Leigh y un sujeto llamado Barkhad Abdi, que ahora mismo acabo de ver fue el pirata somalí líder en "Captain Phillips", básicamente la película que lo lanzó a la fama (porque fue la primera que hizo). No he encontrado ningún trailer de "Good Time" ni tampoco de esos breves clips, así que me siento un poco a oscuras, pero bueno, con suerte dentro de una semana habrán algunos videos disponibles. (Me permito agregar que este martes habrá un trailer oficial, acorde a este post de Josh Safdie en su Instagram). Ahora bien, vayamos con "Heaven Knows What".


La curiosa historia que les decía es la siguiente: la trama de la película relata las desavenencias y peripecias de una vagabunda adicta a las drogas y atrapada en una horrible relación de mierda con otro vagabundo, un sujeto francamente desagradable y una relación abusiva y violenta de la cual ella, extraña y dolorosamente, no parece querer salir: está enamorada del tipo ese, que se llama Ilya, y el amor es más resistente que los maltratos. La protagonista es interpretada por Arielle Holmes, que antes de ser descubierta por los Safdie, fue, efectivamente, una vagabunda drogodependiente. Interesados en su vida, los Safdie le dijeron a Holmes que escribiera sus memorias y de ahí salió un libro, que me parece no ha sido publicado, titulado Mad Love in New York City, el cual sirvió como base para "Heaven Knows What", película dedicada a un tal Ilya Leontyev, novio en la vida real de Holmes (y, como podrán notar, el nombre del novio en la ficción). En cualquier caso los acontecimientos de esta película, más allá de su inspiración en experiencias reales y verídicas por parte de Holmes, son ficticios (todo lo ficticio que pueda ser algo inspirado en un hecho real), mayormente los personajes, aunque me queda la duda de si el Ilya real, muerto de una sobredosis el año 2015, era tan cabrón e hijo de puta como el interpretado por Caleb Landry Jones, cuya carrera creo que no terminará de despegar nunca (yo atribuyo su escaso éxito a su rostro). En fin, dejando estas cosas de lado...
...¿"Heaven Knows What" es un mumblecore pulcro, formalmente cuidado y estilizado? Definitivamente: más acá de su deslumbrante ejecución formal, los Safdie continúan con esta imagen sucia, cruda y áspera, con este tratamiento moralmente realista de la gente perdida, con esta contundente descripción cargada de sutil furia y desencanto, con esta densa e incómoda atmósfera de inestabilidad y volatilidad, con este ahogado retrato de gente sola, fracasada y atrapada en un agujero lleno de mierda. No señor, los Safdie no son unos apaciguados chicos que gustan de amables historias sobre "simpáticos fracasos" o gente quejumbrosa cuyas ligeras y leves rabietas se deben a algún tipo de pueril crisis existencial; al contrario, los personajes de los Safdie no se quejan, no lloran (no se tomen esto último en el estricto sentido de la palabra o la frase), no piden ayuda porque simplemente no pueden: no tienen tiempo, no tienen la oportunidad, están ahí a la intemperie y deben sobrevivir como pueden, a la mala. El padre de "Daddy Longlegs", básicamente, era un animal apaleado que seguía caminando sin detenerse porque detrás de él se cierne la oscuridad; pasa lo mismo con la protagonista de "Heaven Knows What", una vagabunda que debe seguir y seguir antes de que sea atrapada por la muerte, en una huida de no admitida desesperación. Desde luego, fieles a su estilo semi-documental, los Safdie evitan cualquier tipo de moralina barata o aleccionamiento moral facilón y superfluo, rehuyen todo vacuo artificio narrativo y dramático: ellos sólo capturan la mugre y la refriegan en nuestros rostros mientras asistimos a la espiral descendente de drogas, violencia y abismo en que caen los personajes, excelentemente construidos y desarrollados pero sin sueños ni anhelos, porque ya han acatado su destino: el tratamiento acá va por cómo cada uno acepta esta fatalidad.
Eso sí, les aviso de inmediato que, si bien la película como conjunto es potente y genial, parte con uno de los arranques más perturbadoramente brillantes (o brillantemente perturbadores... si me dicen la diferencia les agradecería un montón) que he visto últimamente, unos primeros quince minutos que no esperen ver replicados en los setenta siguientes (esto no significa en lo absoluto una pérdida de calidad, que se sostiene de inicio a fin... sólo que el comienzo de verdad te atrapa y retuerce a voluntad), aunque el tramo final recupera, no totalmente pero sí con innegable fuerza, la brillantez inicial. En cualquier caso estamos ante una gran película, y sí, sin duda alguna los Safdie son realizadores que hay que tener en cuenta sí o sí, amén de su férrea personalidad cinematográfica y discursiva. En cualquier momento completo la filmografía de estos sujetos, incluso si no hay subtítulos, ¿o no me creen capaz? ¿Eh?
De paso les recomiendo "White Girl", que no es tan buena como esta pero igual salva decentemente.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Vamos, dime algo, así no me vuelvo loco...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...