jueves, 8 de febrero de 2018

Three Billboards Outside Ebbing, Missouri - 2017


Director: Martin McDonagh

Muy bien, la otra película que fuimos a ver el fin de semana es "Three Billboards Outside Ebbing, Missouri". También está en la carrera por los Oscars. En su momento compitió por el León de Oro en Venecia, pero el premio se lo llevó, oh miren ustedes, "The Shape of Water". ¿Le arrebatará Guillermo del Toro, otra vez, el máximo galardón a Martin McDonagh? ¿Cuánto creen que me importa?


Acá tenemos otra película efectiva que aún así me dejó un dejo de insatisfacción.
La tercera película de Martin McDonagh, director y guionista de historias milimétricas, de rompecabezas en donde las piezas caen con precisión en el espacio que les corresponde, donde cada cosa que vemos y oímos en pantalla tiene una razón de ser que más tarde será invocada, es casi todo lo contrario de "In Bruges" y "Seven Psychopaths". Al irlandés ya no le interesa crear el entramado perfecto; en comparación, su narrativa hasta parece desprolija, desorganizada e incluso desordenada. Y es que no estamos ante una historia de argumento como de personajes tremendamente imperfectos que parecen ir encontrándose a sí mismos, cada quien con su respectiva catarsis, luego de que Frances McDormand, furiosa porque no hay culpables por la violación y asesinato de su hija, expusiera la ineficacia policial en tres carteles publicitarios que se encuentran a la salida de su pueblo. "Three Billboards..." no es una película policial ni tampoco un thriller de misterio; no es que de repente se reabra el caso y milagrosamente se encuentre al culpable, porque, por triste que sea, desde el inicio va quedando claro que el crimen contra la hija de la protagonista quedará impune. Como dije, este pintoresco llamado de atención detona una serie de conflictivos dimes y diretes entre toda clase de personajes, principalmente la protagonista y el jefe de policía interpretado por Woody Harrelson, y uno de sus ayudantes, interpretado por Sam Rockwell. De esta forma, lo que McDonagh pretende hacer es adentrarse en los estereotipos y humanizarlos; diseccionar esa realidad estadounidense de negligencias e incluso corrupciones administrativas, policías con episodios oscuros (violencia contra civiles... contra negros, claro), machismo y misoginia, racismo, clasismo, violencia intrafamiliar, lo que se les ocurra. La película entera es una catarsis en donde prácticamente todos logran redimir sus rasgos más imperfectos para alcanzar cierto equilibrio de aceptación y renovada moralidad, aceptando que algunas cosas ya son irreversibles pero notando que no todo está perdido y que, si caminamos juntos de la mano, quizás podamos alcanzar el final del arco iris. En cualquier caso después del final tampoco se saca mucho en limpio, la película no cuenta nada concreto, sólo observaciones y declaraciones aquí y allá.
Sin una dirección ni un guión sobresalientes, lo que destaca de esta película es la labor del reparto, que logra dotar de personalidad y humanidad a sus personajes más por el oficio de los actores que por el guión o la dirección de McDonagh, que en su tercer largo parece mucho más contenido, comedido y amable que de costumbre. Las palabrotas y ver a la protagonista pateando a una muchacha en la vagina queda muy lejos del ácido y negrísimo humor negro (valga la redundancia) de, por ejemplo, la que sigue siendo su gran obra maestra: "In Bruges", y "Three Billboards..." queda como una simple pero bienintencionada (pero simple, incluso simplista, a fin de cuentas) denuncia de las manzanas podridas que amenazan con corromper el bello paisaje estadounidense. Estamos lejos del McDonagh arriesgado, grosero y mala leche que deslumbrara a propios y extraños hace más o menos una década; ahora parece hasta suave y apaciguado. Al menos ésta tiene más contenido que esa divertida pero banal cinta titulada "Seven Psychopaths", aunque no perdería la cabeza por ella. Supongo que lo mejor es el palo que por el final McDonagh lanza al ejército estadounidense cuando aparece un sujeto de lo más sospechoso (se piensa que él violó a la muchacha), que resulta ser un soldado que ha servido por su país en Medio Oriente, quedando claro como el agua que seguramente cometió crímenes sexuales en contra de mujeres locales, algo que no es nada nuevo, por lo demás, y se sabe que los casos quedan impunes y las mujeres y niñas violadas en Irak, Colombia, entre otros, se quedan sin justicia.
Con todo, la película se puede disfrutar sin grandes complejos, primero, porque es imposible no empatizar con la furia de la protagonista, y segundo, porque a pesar de haberse puesto un poco blando, McDonagh sigue siendo un director solvente, medianamente contundente y con efectivo sentido del humor, aunque sea pueril y fácil. Además, hay escenas muy bellas, como la del venado, o ese pequeño pero precioso gesto de la protagonista, cerca del inicio, cuando ayuda a un bicho, inmovilizado por estar boca arriba (incapaz de girarse), a volver a su posición normal para que pueda continuar con su vida de insecto. La compasión siempre es bella y ayudar a otro ser vivo siempre deja una sonrisa en el espíritu.
Como dato curioso, Frances McDormand es una de los veintitrés profesionales de la actuación que han alcanzado lo que se conoce como la Triple Corona de la Actuación, que es cuando un actor o actriz gana el Oscar, el Tony y el Emmy por mejor actuación de cine, teatro y televisión, respectivamente. Estaba sacando cuentas y sólo nueve hombres han ganado esa Triple Corona, y las catorce restantes han sido mujeres. ¡A celebrar se ha dicho!
Y eso, película bastante común y corriente tenemos acá. Tiene bombo, poco más. Pero sirve.
...¡el Papa quiere pruebas!...

4 comentarios :

  1. Qué decepción siento en mi corazón por no ver una segunda "In Bruges". Debí sospecharlo cuando se pusieron a nominarla a quién sabe cuántas cosas: ese parece ser el claro rasgo de la mediocridad, y cada vez más acentuado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Oscars son cada vez menos confiables, da la impresión que la Academia no ve más que las cintas que estrenan sus amigos o los grandes estudios, y puede que alguna cosilla indie alabada en Sundance o festivales similares. No deben ver más de cincuenta películas al año, parece.
      Esta película se puede ver, pero en realidad no mete el dedo en la llaga como debió haber sido, tanto por el tema como por el director. Una lástima, porque se pudo haber hecho más con ese reparto y esa premisa.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Muy buena reseña. A mí me gustó mucho. Ella, está maravillosa cómo siempre. Un filme a tener en cuenta.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Frances McDormand es una grandísima actriz y espero que gane el Oscar, y que por supuesto siga eligiendo proyectos y propuestas interesantes. Siempre es un agrado verla.
      Aunque pienso que no entra muy de lleno en el asunto, definitivamente intenta poner varios puntos sobre las íes.
      ¡Saludos!

      Eliminar

Vamos, dime algo, así no me vuelvo loco...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...