viernes, 6 de julio de 2018

Dōruzu - 2002


Director: Takeshi Kitano


Lo del hilo rojo es una creencia oriental (que llegó a mis oídos años atrás gracias a los iluminados y siempre cultos otakus) que señala que dos personas siempre van a estar unidas entre sí, por el mentado hilo rojo, y que sin importar cuán lejos se encuentren o qué dificultades entorpezcan su unión, de todas formas acabarán juntos en algún momento de sus vidas, porque el hilo rojo podrá alargarse, enredarse o confundirse con el paisaje, pero nunca podrá romperse. Y así, estas dos personas están destinadas a amarse, ya sea por un instante o por toda su eternidad.
En la película más poética y simbólica de Takeshi Kitano (no sólo por la belleza de sus imágenes, sino que por el significado de sus elementos narrativos y la representación visual de éstos), el hilo rojo es su leitmotif, su pilar fundamental, su motor narrativo. Son tres historias románticas sobre amantes perdidos, distanciados, que experimentan el amor de distintas maneras (maneras inesperadas y poco convencionales), breve pero intensamente como sólo pueden hacerlo los amores puros y diáfanos. Una historia es la de un avejentado y sentimental jefe yakuza que se pone a recordar a la muchacha que, en su insensata juventud, abandonó para dedicarse al crimen organizado nipón; y, recorriendo parques y senderos por donde alguna vez caminó y compartió junto a ella, verá que a lo mejor ella tampoco lo ha olvidado del todo. De esta historia se puede extraer una interesante reflexión y plantear una fascinante pregunta: ¿Qué pasa cuando uno está enamorado de la idealizada memoria de un amante, pero no puede reconocer a ese amante décadas después?, ¿de quién, en realidad, se está enamorado? Otra historia corresponde a la de un hombre enamorado de una pop idol que, luego de un accidente, decide retirarse de los escenarios y recluirse del mundo, y que de tan enamorado que está, hará todo lo posible para volver a ver, o mejor dicho escuchar y estar junto a su ídola. En ambas historias vemos caminar, alrededor de estos añorantes enamorados, a una ensimismada y taciturna pareja atada por una cuerda roja. La última historia, que es la principal y con la que comienza la película (luego de un número teatral con muñecos), es la de estos amantes atados: convencional historia en donde él decide romper su compromiso con ella para casarse, obligado por sus padres (¡¿?!), con la hija del presidente de la compañía en donde trabaja; ella, ante semejante balde de agua fría, intenta suicidarse, fallando en el intento pero quedando en un perpetuo estado catatónico, a lo que él decide romper su otro compromiso para no abandonar nunca más a la pobre loca enamorada, con quien recorrerá estaciones climáticas y bellos paisajes pictóricos recordando o el lado bello del hilo rojo, el de la promesa de reunión y amor, o el triste y desconsolado, el de la separación y la nueva distancia (y acaso, una nueva promesa).
Las historias del yakuza y de la cantante pop están muy bien, expresan y comunican tanto con tan poco (demás está decir que los diálogos no son abundantes, que acá el lenguaje es el de las miradas, el de los colores, el de las flores -los aromas, sí: mejor dicho, las esencias-, el del aire), perfectamente acompañados por la presencia de los amantes atados, que funcionan la mar de bien como metáfora, como lírico recurso para transmitir las intenciones del film, aunque como historia, como trama, esta pareja peca de rutinaria, lánguida y hasta tediosa, no por nada el tramo final del relato, a falta de yakuzas sentimentales y solitarias celebridades, se vuelve iterativo con tantas caminatas por mustias postales.
Sin embargo, "Dolls" es una experiencia completamente única y arriesgada, valientemente personal, en donde su autor salta al vacío ("distanciándose" incluso de sus trabajos más rupturistas, inclasificables), escribiendo y pincelando con la dimensión emotiva y sensible de su propia narrativa, de su propia puesta en escena, de sus propias inquietudes como individuo. A pesar de todo, una película que se ve en un suspiro y que, por momentos, sí, parece un poema filmado.

En fin, hemos terminado de ver todas las películas de Takeshi Kitano. Dieciocho en total. Ha sido un recorrido largo (por el tiempo tomado), pero plenamente satisfactorio y fructífero. Siento que he aprendido un montón con el furioso, salvaje y delicado, casi ingenuo cine de Kitano (y disfrutado también, por supuesto). Definitivamente, uno de mis directores favoritos. Ya nos volveremos a encontrar más adelante.

2 comentarios :

  1. Esta película la vi hace muchos años y me encantó, por muchas razones, visualmente, recuerdo bellas imágenes y paisajes donde predominaban los colores rojos otoñales o azules, recuerdo las historias de los tristes de amantes (Japón tiene una gran tradición de amantes frustrados del estilo de Romeo y Julieta).

    Los seres humanos somos de naturaleza frágil, como si fuéramos muñecas de porcelana, que se rompen cuando el amor frustrado o el desamor nos castiga, y luego aunque juntemos los fragmentos de porcelana, ya nunca vuelve a ser lo mismo. Esto es más o menos lo que anoté cuando la vi.

    Como bien dices lo sorprendente es que esta película venga firmada por Kitano, cuando este se ha forjado en películas de yakuzas. A ver si va a ser esto como ocurre en la música con eso de los grupos de heavy que siempre la gente dice que son los que hacen las mejores baladas...

    No sé si darte la enhorabuena por acabar de ver a Kitano (ya no podrás ver nuevas pelis hasta que saque otras), pero desde luego me sorprende tu compromiso con el cine. Gran trabajo tus críticas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf... ¡cuántas historias de amantes suicidas han salido de Japón!

      La verdad es que esta película es riquísima en significados, lecturas y metáforas. Kitano usualmente dice que la película transmite y expresa cosas de acuerdo al espectador. Suena a obviedad, a que todas las películas son así, pero lo cierto es que, me repito, "Dolls" decididamente no busca generar una impresión/opinión generalizada o única. Eso de las hojas de árboles como amores muertos me pareció precioso, y eso que la película está llena de hojas de árboles flotando por los aires... Supongo que yo me quedé con lo del destino, lo de lo efímero y eterno del amor, y por supuesto, la lírica imaginería visual de Kitano. Mis manías y mañas me mantuvieron "alejado" de los personajes, ja, ja, o sea, vi la película con ojos más etéreos.

      A mi siempre me ha sorprendido que la gente hable de Aerosmith como música pesada o qué sé yo, cuando yo pienso que son genios creando, justamente, baladas. O los Guns'n'Roses, que de ellos prefiero mil veces November Rain o Don't Cry por sobre Welcome to the Jungle o Paradise City. Será que en el fondo siempre he sido un sentimental y no el tipo duro que alguna vez pretendí o intenté ser (gracias a dios lo dejé). En todo caso ahora mi reina es Lana del Rey.

      Ojalá sus próximos proyectos sean buenos, Kitano tiene momentos irregulares. Siempre podemos volver a sus películas que más nos gusten por suerte.

      Gracias por las palabras y... bueno, a fin de cuentas, esa es la maldita consigna por acá que espero que se propague como una plaga: ¡LO QUIERO TODO!, je, je...

      Eliminar

Vamos, dime algo, así no me vuelvo loco...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...